Editoriales

PRESENCIA


POR: ANA LUISA GARCÍA G.

            < Efectos del caso Le Barrón, de Trump a Gael

            El caso LeBarón ya tiene impacto a la baja en las mediciones de un Gobierno que inició con los más altos indicadores de aprobación a su gestión. La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, tiene que proporcionar resultados que ocupen espacios estelares en los medios de comunicación, para que actúen como distractores de la opinión pública.

            Le tocó su turno a don Gerardo Ruiz Esparza, exsecretario de Comunicaciones y Transportes en el gobierno de Enrique Peña Nieto, ahora bajo la lupa de la UIF es investigado por presuntos actos de corrupción, de igual manera el Consejo Mexicano de Promoción Turística le detectan <posibles desvíos>, más lo que se acumule en esta semana.

            El caso Romero Deschamps, exdirigente del sindicato petrolero marcha con tortuguismo, pero es un tema sensible en la conciencia social, que puede sacar de apuros al Gobierno de la República como distractor, eso si se lleva a cabo acciones en el área de competencia de la Secretaría de la Función Pública o la Fiscalía General de la República.

            La suerte de Carlos Romero Deschamps va muy lenta por las implicaciones que puede tener PEMEX como industria estratégica del país, pero también está pendiente el caso del exgobernador de Veracruz Duarte de Ochoa cuya esposa tardó más en ser detenida que puesta en libertad, este caso está envuelto en el “sospechosismo” y mucho se ha dicho sobre la operación política del exmandatario para favorecer a Morena en esa entidad.

            La cuestión es que el caso LeBarón está en los espacios internacionales, con una invitación de Trump cuando dice, “Este es el momento para que México con la ayuda de Estados Unidos, libere la guerra a los carteles de la droga y los borre de la faz de la tierra”. El Presidente de Estados Unidos está esperando la respuesta de su homólogo Andrés Manuel López Obrador, que igual pudiera ser a través de un twitazo como ahora se acostumbre y lejos de los protocolos diplomáticos.

            Por lo pronto muy cortésmente fue rechazada la oferta al declarar el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón, que es a la Fiscalía General de la República (FGR), a quien por mandato le corresponde investigar el delito de homicidio, y lo hará a través de la autoridad local donde ocurrieron los hechos, esto fue en los límites de los estados de Sonora y Chihuahua.

            Hasta el actor y director de cine Gael García Bernal arremetió directamente contra el Gobierno de López Obrador, tras el ataque a la familia LeBarón. Lo hizo en twitter y a través de un video invitó al mandatario a cambiar de narrativa para asumir sus responsabilidades. Se cuestionó el haber votado por AMLO y advirtió que, “Más vale que hagan lo imposible para que esto no suceda más. Que se vuelva su mantra y su objetivo”.

            La circunstancia es que el tema tiene varios días de mantenerse en noticieros, mesas de debates, comentarios de analistas y en el ambiente social flota la incertidumbre porque fue un hecho sangriento masivo que nos muestra nuestra indefensión frente a esta clase de eventos, hoy fue esta familia y cualquier día puede ocurrir con afectos cercanos a cualquier mexicano.

            COORDINACIÓN FALLIDA DE CARMEN LILIA A TRIBUNALES.- La diputada Carmen Lilia Canturosas Villarreal parece empeñada en convertir un problema de partido en un conflicto político, lo cual la ha llevado a promover un amparo con miras a destrabar su designación como coordinadora de la bancada de Morena en el Congreso de Tamaulipas, función que viene desempeñando la diputada Edna Rivera López apoyada con el voto de 7 de los 10 legisladores de ese partido.

          La cuestión es que el Comité Ejecutivo Nacional, que fue el que emitió el nombramiento a favor de Canturosas, no ha hecho nada para hacer desistir a los diputados del bando contrario y que obviamente son mayoría. Si Yeidckol Polevnsky no ha hecho nada por hacer respetar su decisión, razones tendrá.

            Este es un caso inusual, que denota la falta de liderazgo en el partido sobre sus diputados. Son los legisladores morenistas los que están en condiciones de reconocer la instrucción superior o, como lo han hecho, apegarse a un procedimiento democrático manifestado a través de un consenso general.

            Debiera bastar una llamada telefónica de la presidenta nacional para hacer cumplir su instrucción, si es eso lo que se quiere. No sabemos si Polevnsky no quiere complicarse la existencia, o es una estrategia para hacer ruido en contra del Congreso mayoritariamente panista, por lo menos así pintan los argumentos de Carmen Lilia quien acusa a la Junta de Coordinación Política (JoCoPo) de meter mano en estas diferencias de partido.

            Sin embargo está más que claro que por ahora el partido Morena no está interesado en destrabar el conflicto interior entre sus diputados.

            No corresponde a la JoCoPo desconocer a un bando (insistimos mayoritario) y reconocer a otro por el hecho de tener un nombramiento de un partido político, el Diputado Presidente y sus compañeros coordinadores no tienen por qué tomar una decisión de esta naturaleza. Si en algún momento aceptaron el nombramiento de la diputada Edna es porque fue el primero que llegó, y está apegado a lo que se podía esperar de un partido que ha pregonado practicar la democracia.

            Por otra parte la dirigencia estatal no puede hacer nada porque los estatutos no le asignan autoridad para ello, sin embargo si pudo hacer cumplir una disposición del CEN si este le diera la instrucción.  

            La realidad es que la señora Yeidckol Polevnsky tiene bastantes conflictos por resolver en su partido luego de que el Tribunal Electoral descalificó los resultados de las asambleas celebradas en los 300 distritos del país, como para detenerse en  peccata minuta.

            La actual legislatura es de dos años, es muy poco tiempo para gastarlo en conflictos estériles.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button