Editoriales

PRESENCIA

POR: ANA LUISA GARCÍA G.

            < Ale, Mónica y Úrsula van en la boleta electoral

            La diputada y presidenta de la Junta de Gobierno del Congreso del Estado, Úrsula Patricia Salazar Mojica anda imparable, no sólo por los actos de presencia en lugares y eventos públicos de la zona sur, sino por la intensa promoción que realiza en sus redes sociales. Sin duda es un cuadro de Morena destacado que está destinado a figurar en las boletas electorales de 2024, donde su opción principal es la alcaldía de Tampico.

            Este fin de semana se reportó comiendo mariscos desde La Puntilla, antes asistió al informe trimestral del alcalde Altamira, Armando Martínez Manríquez, y también visitó la Colonia Echeverría. Una tampiqueña con aspiraciones, que ofrece capacidad de gestoría, conocimiento de la problemática del Puerto Jaibo y que puede ser una muy buena opción.

         Sin embargo la cancha de competencia no está despejada, en el otro extremo y por el mismo partido figura Mónica Villarreal Anaya, quien se hace promoción a su estilo, pegando calcomanías con la leyenda “Mónica va”  y replica el mismo mensaje en bardas.

            Son varios los observadores políticos de la zona sur que piensan que la regidora y hermana del gobernador será favorecida para buscar la silla de edil principal, un cabildo del que ahora forma parte como regidora. Esta versión adquirió fuerza a partir de su último informe al que incluso asistió el doctor.

            Por lo que respecta a Úrsula, en caso de que no fuera favorecida con la candidatura a la alcaldía de Tampico, tiene la opción de reelegirse. Estaría en condiciones similares a las de Alejandra Cárdenas que ha buscado la candidatura a la Presidencia Municipal de Victoria, pero ya está encaminada a ser candidata para su reelección como diputada local por el PRI

            Y en esta circunstancia, es lo mejor que le podía pasar a Ale, porque jugar con las siglas del PRI para la presidencia municipal de Victoria sería un suicidio. El tricolor está en el fondo de la barranca y es muy difícil salir de ahí.

            IMPARABLE LA OLA DE VIOLENCIA E INSEGURIDAD.-

                 La crisis de seguridad que vivimos, robo con violencia y otras conductas que lastiman a la sociedad, son problemas que han crecido y van a seguir aumentando, porque no hay una política institucional para enderezar las malformaciones que tiene una parte de la población y que proceden del núcleo familiar. Antes de avanzar en el tema, quiero compartir con los lectores que uno de esos actos enlutó a parientes cercanos a una servidora radicados en Cd. Madero, donde asesinaron a una mujer de 67 años de edad  de 4 balazos y lesionaron gravemente a su esposo de 70 años.

            Examinar este suceso como tantos otros que suceden en el día a día, nos revela que los actos extremosos como el quitarle la vida a alguien por un botín que no vale la pena, porque tendrían en efectivo lo que cualquier persona de la clase media puede portar y las tarjetas de crédito o débito. De tal manera que por tan poco nadie debería mancharse las manos de sangre, pero ocurre, porque tiene un origen psico-social que no está siendo atendido.

            El mal se origina en el hogar y el gobierno se siente sin responsabilidad en ese terreno, sin embargo la semilla que se deposita en la formación escolar, tiene que extenderse hasta los padres de familia, si los niños reciben un mensaje positivo en el centro escolar pero otro negativo y contradictorio en el seno familiar será cuento de nunca acabar.

            Hay un experimento, relatado en un libro de texto de Educación Normal que nos da una gran lección. Se trata de tres bebés gorilas, que son criados de manera diferente y cada uno de ellos cuando son adultos responde a conductas también diferentes.

            El primer bebé es criado directamente por una madre gorila, que lo alimenta y le da amor a su manera; el segundo primate se cría con una mamá de peluche con la que se acurruca y le da calor; el tercero está sólo, así enfrenta el frío y la displicente alimentación. El grado de agresividad cuando son adultos es diferente.

            El menos agresivo es el que se creó con la mamá gorila, el medianamente agresor fue el de la madre gorila de peluche y el más agresivo el que vivió su crecimiento en soledad. Si eso pasa con esta especie de primates, podemos imaginar lo que representa para el ser humano nacer y crecer en soledad, indiferencia, carencias y maltrato.

            No estamos justificando la conducta, sólo exponemos su origen y ojalá en los programas de política social, hubiera una estrategia para corregir actitudes de los padres y madres, que son las formadoras de los hombres y mujeres que van a interactuar en la etapa de adultos en la sociedad.

            El origen de la delincuencia no sólo está en las carencias, falta de educación y empleo, sino también en la ausencia de una rectificación psicológica de los adultos que al convertirse en padres, repiten el patrón de conducta con el que fueron (“educados”) formados.

Ver más

Artículos relacionados

Back to top button