Editoriales

Gaceta

Por: Raúl Terrazas Barraza

*Covidianidad, el escenario complicado para la política

Para la actividad política de este proceso que culminará con las votaciones del seis de junio próximo, los temas de moda se enmarcan en algo que los expertos de marketing llaman, la Covidianidad y comprenden actividades como el mundo AVICAR, esto, por su siglas, que quieren decir, Acelerado, Volátil, Incierto, Complejo, Ambiguo y Frágil, en el cual también se habla consideran los fake news, deep fakes, junto con la infoxicación.

Obvio, se trata de campañas en las que habrá de todo y que podrían marcar una dinámica diferente entre el electorado, ya que, no se votará por partidos ni por candidatos, más bien serán las elecciones de la desinformación dado que, quienes tienen credencial para ir a sufragar, se verán en la encrucijada de votar por convicción y hacerlo por presión de quienes merodean cerca de ellos para mantener las posiciones que en la actualidad tienen los políticos y sus partidos.

Los expertos en campañas políticas identifican además una narrativa del miedo al exterior y al aislamiento social, ambientes de hipercomunicación las 24 horas del día y los siete días de la semana, les queda muy claro que la ideología del siglo pasado se enfrenta con la tecnología del siglo XXI, en un escenario en el cual el fundamentalismo tiene pleito con el pragmatismo.

Esto último llama la atención porque el pragmatismo se presenta como la corriente dominadora en el mundo, al desplazar al fundamentalismo.

Y es que, aquellos que en política es pragmático se convierte en una forma actuar, conducirse o tomar decisiones según la cual, el único criterio válido para juzgar su acción son los efectos prácticos, por tanto, se aparta de ideologías y dogmas, por hacer aquello conveniente de acuerdo con las circunstancias.

En el fundamentalismo las ideologías imponían el cumplimiento de sus normativas, basadas en documentos y libros que no admitían interpretacies contextuales ni actualización de su doctrina, de ahí la lucha entre y dónde el pragmatismo incida en la manera de hacer política. Podría asegurarse entonces que, los partidos políticos se quedaron en el fundamentalismo y que, las candidaturas ciudadanas o de personas con capital político, voltearon a ver otras formas más prácticas en a política para llegar al poder.

La política en las redes sociales es sucia, más denosta a las personas y a las organizaciones, que producir confianza y hacia los tenedores de votos, sobre los cuales se avalanchan para garantizar que vayan a las urnas el seis de junio con el compromiso de votar.

El asunto es que, de acuerdo a expertos como la maestra Gisela Rubach, que estudian a el comportamiento del electorado, encontraron más variables que inciden en la forma de votar que tienen los ciudadanos tanto de México como de otros países del mundo y cuya percepción varía de acuerdo a la información que llega a sus manos, por eso adquieren relevancia fenómenos como el deep fakes o falsas profundas, las fake news o noticias falsas y la infoxicación que no es otra cosa más que intoxicar a los ciudadanos con tanta información negativa que termina por generar pensamientos encontrados hacia quienes se dedican a la política.

Cada parte considerada por los expertos en marketing político, entraña un análisis cuándo menos básico de los candidatos y dirigentes de los partidos políticos, para que se den cuenta que y acepen al nuevo tipo de electores que tienen frente a sí, por ejemplo, ese ambiente de hipercomunicación 24/7 al que se refieren, es el desfile de noticias en todos los sentidos, es decir, de buenas a malas o viceversa, pero, también de superficiales a profundas, de mentiras a verdades que siembran dudas y lo peor, aquellos que dejan a los electores sin la intención de votar, porque quienes llevan a cabo campañas se convierten en indignos del voto.

El mundo acelerado, volátil, incierto, complejo, ambiguo y frágil en el que estamos, tiene miedo al exterior por tantos eventos negativos a observar y está inconforme el aislamiento a que obliga la pandemia de COVID-19, por tanto, cualquier cosa que se habla sobre ello da origen a la llamada narrativa del miedo.

Los escenarios para la lucha electoral entre los partidos políticos y candidatos, es complicado y se da con la misma intensidad en cualquier tipo de terreno, es decir, municipios chicos y grandes o distritos rurales y urbanos.

Esto hay para las elecciones del 2021 que son las más grandes de los últimos tiempos, por la cantidad de cargos públicos que están en juego, las que más electores tienen y desde luego las que propician una nueva normalidad llamada por los expertos en marketing, Covidianidad y a la cual debe de comprenderse, porque es un fenómeno social que, quizá sea motivo de amplios y profundos estudios sociológicos, porque es indudable que los ciudadanos cambiaron y con ellos los electores.

Aquellos políticos que creen que madrugar en las redes sociales es ganar terreno a sus adversarios cometen la más grande equivocación, porque nada ha sustituido y menos la tecnología al contacto directo de los candidatos con los electores.

Además, quienes se subieron al escenario político sin haber contactado al pueblo, es probable que se lleven los peores desencantos en las campañas y quien sabe como reaccionará el electorado al asunto ese del cambio de partidos de los candidatos, la apuesta está en el sentido de que, con las campañas proselitistas que iniciarán a mediados del mes de abril que viene pueda vislumbrarse hacia a donde se cantearán las preferencias tan estudiadas en las encuestas internas de los partidos o que dieron pauta a las fórmulas de migrantes partidistas.

La migración de Yahleel Abdalá Carmona de un partido a otro para ser candidata a la alcaldía de Nuevo Laredo, tiene confundido a los electores y la hipercomunicación 24/7, podría generarle sorpresas desagradables. Igual situación sucede en Victoria porque Oscar Almaraz Smer y Felipe Garza Narváez, migrantes de otros partidos políticos son parte de la fórmula en la que también están el Diputado Arturo Soto Alemán y el Diputado Federal Mario Ramos Tamez.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button