Editoriales

Gaceta

Por: Raúl Terrazas Barraza

*Todos por elecciones limpias

En una perspectiva de gran criterio político, es válido que se haya establecido entre quienes tienen en sus manos el poder, un acuerdo por la democracia y a lo mejor no porque sea una gran necesidad, porque en el fondo se supone que cada cual debe respetar el proceso electoral que hay en puerta, pero, es un asunto de forma, con la idea de que todas las personas se percaten de que hay un alineamiento claro hacia el proceso en esperar de un resultado a la altura del tamaño de la elección.

Es, ya se ha dicho de muchas manera, la elección más grande de la historia, por ello, cualquier acuerdo nacional que pueda firmarse, abonará en mucho a la expectativa que todos los actores de la política tienen en las votaciones del seis de junio venidero.

Que el presidente de la República, Andrés López Obrador y los Gobernadores de todas las entidad se hayan reunión en Palacio Nacional, para el establecimiento del acuerdo por la democracia va más allá de un significado político, es además cívico, de organizaciones y de ciudadanos, si se toma en cuenta que en este país ya nadie espera que sucedan cosas complicadas después de las votaciones.

La generalidad de la población solo quiere saber quien gana, porque serán quienes despachan en los cargos públicos y, al tener absoluta confianza en los órganos electorales del país, se da por hecho que el comportamiento del electorado en las urnas corresponde al tipo de candidatos que presentaron los partidos y desde luego al desempeño que tuvieron estos últimos en el escenario nacional.

El Acuerdo generó un compromiso para garantizar las elecciones libres, limpias y que se respete la voluntad de los ciudadanos expresada en votos en las urnas que funcionarán el seis de junio en todo el país, para esta que es la elección más grande de todos los tiempos porque se reemplazan los 500 diputados federales de la Cámara Baja del Congreso de la Unión, servirá para el relevo de 15 gobernadores, es decir, casi la mitad de los que hay en el país y además, en los procesos locales se votará por más de dos mil alcaldes y unos 500 Diputados de los Congresos estatales.

Obvio, el acuerdo nacional, debe de trasladarse también a nivel municipal, no los hace que sea de palabra, porque es necesarios que los alcaldes actuales dejen de presionar a los grupos políticos o de ciudadanos para tratar de mantenerse en el poder. Sí ya se dijo que deben garantizarse elecciones libres y limpias, además de los Gobernadores, los presidentes municipales también tienen que hacer la parte que les toca.

Obvio, el proceso electoral del país está en el tiempo de los acuerdos para que todo funcione a la perfección, dado que, a partir del sábado, los candidatos de todos los partidos políticos pueden acudir a registrase ante los organismos electorales, para que durante los tres primeros días del mes de abril obtengan la autorización y a partir de entonces arranquen las campañas proselitistas que les lleven a conseguir el voto de los electores a fin de lograr su propósito de ganar en las urnas.

Los otros

Siempre que llega el 23 de marzo, a la mente de los mexicanos que vivieron el horror del atentado contra un candidato presidencial, Luis Donaldo Colosio Murrieta, que en el año de 1994 fue asesinado por un individuo que al parecer adolecía de una serie de frustraciones y que, jamás pensó que cortaría los sueños de millones de mexicanos que encontraron el político sonorense al líder que durante tanto tiempo buscaron y que daría un giro a la forma de gobernar el país.

Colosio Murrieta se había ganado el corazón de los mexicanos y estaba más que listo para ser un gran presidente de la República, sin embargo, su cita con el destino fue fatídica cuando llegó a Lomas Taurinas de la ciudad de Tijuana, Baja California. El resto de la historia cada quien la sabe a su manera y cada quien la puede contar, sin embargo, el hecho de que alguien diera muerte a un candidato presidencial marcó la historia del país y por desgracia, una situación similar aconteció en Tamaulipas con el doctor Rodolfo Torre Cantú candidato a la gubernatura de la entidad que también fue asesinado.

Colosio Murrieta logró movilizar a México en muchos sentidos, escuchaba, proponía, alentaba, generaba empatía y trazaba las líneas para un futuro en el cual los habitantes del país se sintieron más cerca de lo acostumbrado y en mejores condiciones políticas, sociales y económicas. Son ya 27 años del asesinato del político sonorense y todavía sus discursos suenan en la mente de millones de mexicanos, cosa que no ha pasado por alto su hijo Luis Donaldo Colosio Riojas, quien ya incursionó en la política, aquí en el vecino estado de Nuevo León, donde vive desde que sus padres murieron y donde se convirtió en un profesionista de éxito.

En el hijo de Luis Donaldo y de Diana Laura, están puestas las esperanzas de muchos mexicanos que seguro vivirán para ver que los pasos del padre sirvieron para que el hijo mejore el país.

Por otro lado, en asuntos del procesos electoral, está en marcha una de las acciones de mayor relevancia para la realización de las elecciones, la capacitación de los primeros insaculados, que son quienes estarán en las casillas para recibir el voto e los ciudadanos que tienen credencial con fotografía para acudir a las casillas el seis de junio venidero.

El INE y el IETAM trae en la calle cientos de capacitadores, quienes, como primera tarea deben identificar a las personas insaculadas, a fin de dialoga con ellos y comentarles el motivo de su presencia en los domicilios, porque se trata de establecer el momento para la capacitación respecto a su responsabilidad como funcionarios de las casillas.

De acuerdo a la información sobre este tema en la Vocalía Ejecutiva del INE en Ciudad Victoria, son varias personas que las que andan en la calle y que pueden ser identificadas porque portan los colores de la institución electoral, de ahí al petición del titular de la Unidad de capacitación Carlos Palmero, para que los ciudadanos atiendan a los funcionarios del INE y del IETAM, dado que la capacitación es uno de los puntos establecidos en las Leyes Electorales que debe de cumplirse al cien por ciento.

La experiencia dice que existe un alto porcentaje de respuesta positiva a la colaboración en el trabajo del día de la elección y una vez que los ciudadanos insaculados cumplen con la encomienda su encomienda, se convierten en promotores perenes de la democracia, ya que, participar en la organización y desarrollo de un proceso electoral hace a los mexicanos mejores ciudadanos.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button