Editoriales

Gaceta

Por: Raúl Terrazas Barraza

*Romería en partidos

De acuerdo al numeral cuatro del Artículo 227 del Capítulo Segundo y del título Segundo de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales de México, el precandidato es el ciudadano que pretende ser postulado por un partido político como candidato a cargo de elección popular, en el proceso de selección interna de candidatos y por tanto, quien debe de representarlo en la contienda constitucional con el resto de los candidatos de todos los partidos que fueron autorizados para intervenir en el proceso.

En tanto, el numeral cinco de ese mismo Artículo precisa que ningún ciudadano podrá participar simultáneamente en procesos de selección interna de candidatos a cargos de elección popular por diferentes partidos políticos, salvo que entre ellos medie convenio de coalición y que, durante las precampañas está prohibido el otorgamiento de artículos promocionales utilitarios.

El Título Segundo de la Ley se refiere a los actos preparatorios para la elección y es allí donde se sientan las bases para el inicio del proceso y sus preparativos, entre ellos los procesos de selección de los candidatos y las precampañas y la Ley Electoral de Tamaulipas en su Artículo 212 del Título Segundo y Capítulo Único, indica que los procesos internos para la selección de candidatos y candidatas a cargos de elección popular son el conjunto de actividades que realizan los partidos políticos y quienes aspiran a dichos cargos, de conformidad con lo establecido en los ordenamientos para seleccionar a sus candidatos.

A más tardar el 17 de diciembre del año previo al de la elección, el órgano de dirección estatal de cada partido político, a través de su representante ante el Instituto, determinará el procedimiento aplicable para la selección de sus candidatos y candidatas a cargos de elección popular, según la elección de que se trate.

Bajo este contexto, en Tamaulipas los dirigentes de los partidos políticos se encuentran en el punto álgido de las precandidaturas, porque según Artículo 213 de la Ley Estatal, las partes del proceso que fue registrados para la selección de los candidatos comienzan a agotarse, entre ellos el registro de las precandidaturas, de allí que en las sedes de los partidos, entre ellos el PAN, estuvieron abarrotadas de personas este sábado y así seguirá este domingo, en virtud de que, esas precandidaturas son producto de acuciosas negociaciones que hay en todos los niveles de los partidos, máxime cuándo se trata de aquellos que detentan el poder.

El Artículo 214, hace ver que las precampañas de quienes se registraron para buscar las candidaturas comienzan el 20 de enero y terminan el 28 de febrero del año de la elección y es obligación del Consejo General Electoral la publicación del calendario oficial para precampañas que aplica al proceso, a fin de que haya claridad absoluta en la obligación que tienen los partidos.

En apego a los términos de la Ley y los tiempos del proceso, este fin de mes en Tamaulipas las precampañas debieron de iniciar hace 10 días, bajo la premisa de que estas son el conjunto de actos que realizan los partidos políticos, sus militantes y las y los precandidatos a cargos de elección popular registradas ene l proceso interno.

Consisten, según el Artículo 215 en reuniones públicas, asambleas, marchas y todos aquellos que permitan a precandidatas y precandidatos dirigirse a militantes y simpatizantes o al electorado de la entidad, con el objetivo de obtener su respaldo para alcanzar la postulación a la candidatura, en este caso y para efectos del proceso local a las Diputaciones al Congreso del Estado y las 43 presidencias municipales.

Esta parte teórica y jurídica es quizá la más aburrida, pero, en ella se encuentra en soporte para la validez de los movimientos que los dirigentes de los partidos y los políticos llevan a cabo para lograr el fin fin, que es la postulación y con ello dejar atrás a los primeros adversarios.

Como parte aburrida del proceso lógico que, que tiene atajos muy convenientes para evitar entre otras cosas complicaciones por la competencia interna, evitar inversiones de recursos que los partidos no tienen y desde luego desgaste que podría salirles caro en votos, porque una precampaña complicada es dejar que los adversarios en la elección constitucional avancen en las preferencias de los ciudadanos.

Además, por el asunto de la pandemia de COVID-19, no se puede andar en movilizaciones de ningún tipo, así que, la selección de estos candidatos a partir de la inscripción en las precandidaturas, será diferente a la de todos los procesos locales anteriores, aunque debe de quedar claro que precandidatas y precandidatos tuvieron que ingeniárselas desde fines de año pasado para estar en la mente de los ciudadanos, sabedores de que cada partido político tiene su propio método simplificado para no recorrer todo el tramo de las precampañas y esperar hasta el 28 de febrero para terminar la competencia interna.

En el pasado y en el PRI, cuándo era ganador de elecciones allí se podrían inscribir varios prospectos, pero, de acuerdo con el método que señalaban podría determinarse en una convención de representes quien sería el candidato y después resultar que no era necesario llegar hasta la convención, porque el registro fue único, por tanto, la instancia interna del partido podría definir la nominación del candidato, debido a que solo fue un registro.

Luego esto dio un giro hacia la opinión de las personas expresada en encuestas que se supone llevan a cabo las dirigencias de los partidos políticos de manera que, están convertidas en la principal herramienta para la definición de las candidaturas para mujeres y hombres.

El Partido Movimiento de Regeneración Nacional, tiene proceso que rosan en lo burdo de las encuestas, porque nadie sabe como se obtienen los resultados y eso ha generado problemas al interior, ya que, como en el caso de las nominaciones de candidatas y candidatos a las 15 gubernaturas de entidades que se renuevan en la elección de este año, tienen inconformes a los presuntos militantes del partido que maneja el Diputado Mario Delgado Carrillo.

Aunque también la gente esta molesta por el favoritismo de candidaturas a personas denominadas externas, es decir, que no tienen ni un mes en Regeneración y ya aparecieron con senda designación.

Romería para el registro de precandidaturas es aquello que se verá durante este día, ya que, los procedimientos que cada partido tiene concluyen este mes y deberán de cumplir con los plazos previstos.

Al comité estatal del PAN, debieron de llegar mujeres y hombres a registrarse para cargos que no deseaban, pero, fue aquello que hubo, como sucedió a la Diputada de Río Bravo, Sara Roxana Gómez Pérez, quien pretendía se la abanderada para la alcaldía de su pueblo pero, tuvo que conformarse con el registro para le reelección o a la inversa su compañera Ivett Bermea de García, que primero penó en repetir como candidata y resulta que se registraría como precandidata a la Presidencia Municipal de Matamoros, cargo por el cual ya compitió su marido, Carlos García González y perdió hace casi tres años.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button