Editoriales

Gaceta

Por: Raúl Terrazas Barraza

*Mujeres gobernadoras

De inmediato, la propuesta de la Consejera del Instituto Nacional Electoral, Carla Humphrey Jordán, le dio la vuelta al país y al exterior, porque dio el soporte indispensable para que los partidos políticos postulen en las elecciones locales del año que viene a siete candidatas a las gubernaturas y, por tanto, deberán ser ocho hombres.

Es la paridad de género en su expresión más amplia registrada en los últimos tiempos, ya que, la medida había alcanzado a otros cargos de elección, pero, la realidad es que pocos pensaron que ya, en unos meses más los partidos políticos deben ocuparse de buscar candidatas a Gobernadoras.

En la actualidad solo hay dos, la titular del Poder Ejecutivo de Sonora, Claudia Pavlovich Arellano y la responsable del gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo. En el pasado sí hubo mujeres al frente de Gobiernos locales, como la actual Diputada Federal Dulce María Sauri Riancho que lo fue de Yucatán, la también Legisladora Beatriz Paredes Rangel que despachó en el Palacio de Gobierno de Tlaxcala y la Doctora Griselda Álvarez Ponce de León quien fue la primera gobernadora de México y por el estado de Colima.

En Nuevo León, hace casis seis años, en la elección del 2015, el PRI postuló candidata en la persona de Ivonne Álvarez García y mucho antes, en 1989 le sucedió lo mismo con Margarita Ortega Villa, quien fue derrotada por el panista Ernesto Ruffo Appel, con una diferencia de casi 11 puntos en los porcentajes de votación alcanzados, en un escenario donde ella, contra lo esperado obtuvo casi 163 mil votos, en tanto que él superó los 204 mil.

Muchos priístas se fueron a trabajar a Baja California, porque a competencia era cada día más dura entre los dos partidos, incluso, con todo el respaldo del Gobierno de la República, fue a dar allá el licenciado Luis Donaldo Colosio Murrieta, quien años después sería candidato presidencial del PRI y en cuya campaña asesinado de forma artera.

Al margen de lo mucho que representa para las mujeres que se dedican a la política que los partidos queden obligados a cumplir con la paridad de género, esta condición aparece también como un llamado a cambiar sus esquemas de operación, porque la actividad de ellas al interior de los partidos es quizá mayor que la ejecutada por los hombres, pero, hasta hacer tiempo eran éstos últimos quienes tenían mano para las postulaciones a las candidaturas.

Ahora será por igual, en unos cuántos meses los dirigentes de los partidos revisarán si tienen mujeres para la competencia electoral de las gubernaturas y lo más delicado decidor en cuales entidades sí en cuáles no, en virtud de que habrá casos en los cuales los hombres pudieras estar muy por arriba en las preferencias ciudadanas.

También pudiera pensarse que, en algunas de las 15 entidades, las candidaturas sean de mujeres contra mujeres y en otras de hombres contra hombres, obvio, siempre y cuándo se cumpla el con la paridad de géneros, es decir que cada partido tendrá que registrar siete candidatas y ocho candidatos.

Es necesario pensar que, en la distancia, esto de la paridad de género influirá para que las mujeres comiencen a trabajar más su presencia en la actividad política de sus entidades y desde luego, las dirigencias estatales de los partidos que tienen elecciones de gobernador después del 2021 están obligados a abrir de par en par las puertas a las mujeres y que de definen estrategias a partir de las cuales comiencen a aparecer con preferencias hacia las candidaturas en las entidades del país.

La Diputada Federal Olga Patricia Sosa Ruiz, celebró la determinación del INE, respecto a la propuesta de la Consejera Claudia Humphrey Jordán, para que la paridad se convierta en una realidad e hizo saber que la paridad en todo y en todas las candidaturas es el corazón de la reforma constitucional aprobada por los Diputados.

La paridad subraya la Legisladora, es necesaria para la igualdad y solo desde la igualdad se puede generar igualdad, por tanto, urgió a las entidades en las que no se ha votado la paridad en todo, que se lleve a cabo, en el entendido de que, la paridad propicia la participación democrática e incluyente.

No puede negarse que es el avance hacia a igualdad es notable, a lo mejor falta que una vez instalada la paridad de género, las protagonistas den mucho más de lo esperado de ellas para que ganen terreno y pueda, desde una perspectiva social percibirse la paridad, por la que tanto luchan las mujeres.

Algo sorprendente en esta semana que pasó, fue la advertencia que envió el Senado de la República al INE en el sentido de extralimitarse con la aprobación del Acuerdo de paridad de género para las candidaturas a Gobernador o Gobernadora de las 15 entidades que tendrán relevo con los proceso locales que iniciaron en septiembre y concluirá con las votaciones del seis de junio.

La respuesta del INE a los Senadores que integran la Junta de Coordinación Política y a cuyo cargo está el zacatecano Ricardo Monreal Ávila, fue que, la propuesta de la Consejera Humphrey Jordán, en ningún momento es una extralimitación para tratar de legislar sobre este asunto, ya que, en ningún momento se propusieron cambios en las reglas del juego, solo actuaron para que se respete el principio de paridad ya aplicado a otras candidaturas en razón de las modificaciones legislativas a favor de la paridad y que fue aprobado por los partidos políticos para que las mujeres pueda acceder a todos los cargos públicos.

El punto es que, la bronca les llega directa a los partidos políticos, cuyos dirigentes deben de ocuparse, más que de preocuparse por preparar más a las mujeres a efecto de que sean candidatas competitivas en cualquier cargo para el que sean nominadas.

Por lo pronto hay que voltear a verlas a ellas y de todos los partidos, para el 2022, María Elena Figueroa Smith, Imelda Sanmiguel Sánchez, Olga Sosa Ruiz, Gloria Garza Jiménez, Patricia Pimentel Ramírez, Maki Ortiz Domínguez, Mercedes Guillen Vicente, Yahleel Abdalá Carmona, Omeheira López Reyna, Monserrat Arcos Velázquez, la Senadora Guadalupe Covarrubias Cervantes y la Diputada Federal Mariana Rodríguez Mier y Terán.

Los otros.

En México hay alegría, ajena, pero alegría, debido al triunfo magnánimo que logró el candidato demócrata a la presidencia de los Estados Unidos, Joe Biden y propinar una derrota jamás esperada al presidente Donald Trump, en un escenario en el cual, éste último se sentía invencible y mantuvo una actitud de arrogancia y de golpeteo hacia su adversario y todos aquellos que identificaba como sus partidarios.

El triunfo demócrata en el vecino país del norte genera una grata percepción a los mexicanos, porque siempre son mejores las relaciones con los presidentes que llegan con el respaldo del partido Demócrata.

De los votos que los estados deberían de aportar al Colegio Electoral gringo, el candidato Biden se llevó 290, contra apenas 214 para el presidente del partido Republicano. Victoria aplastante, por dónde quiera que se va y que, a lo mejor no es bienvenida en los funcionarios de primer nivel del gobierno federal mexicano.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button