Editoriales

Gaceta


Por: Raúl Terrazas Barraza

*Sociedad sin organización para la política

Para las elecciones del 2022 todos los apoyos cuentan sin importar de dónde vengan, obvio, siempre y cuando sean legales, por eso, de aquí al primer domingo de junio, fecha en que se llevará a cabo la elección, sea chico, mediano o grande la propuesta de respaldo porque cada organización por modesta que sea representa votos y con ellos se ganará el cargo de gobernador de la entidad.

La desorganización social y la limitada participación en la política, como consecuencia del rechazo a los partidos pese a que son la mayor instancia para la postulación de candidatos a cargos de elección popular y desde luego al fracaso de las expectativas creadas durante precampañas y campañas usadas para el asenso al poder, pero, a la hora de ejercerlo caen de la gracia de los electores situación que da origen a grandes decepciones ciudadanas sobre la política.

Los estudiosos del comportamiento social de las personas en los procesos electorales están ciertos de que la falta en organizaciones que aglutinen a los pobladores para su intervención en la política cree que la ciudadanía no está dispuesta a comprometerse con los políticos, porque están desilusionados de su actividad y creen que cada vez está más lejos el gobierno de los grupos poblacionales.

Pudiera ser que esto es real y remontados a la época en que había liderazgos sociales representativos y con mucho poder ciudadano, porque todo mundo estaba en la jugada para lograr mejores condiciones de vida, las acciones en la política para la búsqueda del voto eran más sencillas, bastaba una reunión con el presidente de la Federación de Colonias de Tamaulipas que al inicio de la década de los 80`s tenía a su cargo el siempre bien recordado Pascual Martínez Puga, para que los líderes de colonias de todas las ciudades definieron su apoyo real y con cantidades de votos comprometidos, para que los candidatos supieran que serían respaldados.

Algo parecido sucedía en el caso de los productores agropecuarios, quienes, hasta la época en que el mantense Don José Espronceda Galindo era su dirigente, los productores respondían a los políticos, porque éstos hacían su parte desde los cargos a los cuales llegaron con el respaldo social.

La diferencia entre antes y ahora es que, los políticos tienen un camino más largo que recorrer para considerar que trabajaron las zonas poblacionales y que lograron compromisos con los ciudadanos, porque esto implica acudir sector por sector de las colonias y fraccionamientos desde el momento que los liderazgo políticos desaparecieron porque los mismos políticos sin darse cuenta acabaron con ellos al desplazarlos so pretexto de que los líderes estaban mucho encumbrados y creyeron que sería fácil suplantarlos desde las esferas del poder.

Por allá en la región de Mante, una organización de la sociedad civil denominada, Sanando a Mante, AC, acaba de anunciar su apoyo a la precandidatura del ingeniero César Verástegui Ostos para la gubernatura del estado por el Partido Acción Nacional y su dirigente no tuvo empacho en decir que le entran con él, porque es quien ha llevado resultados a los habitantes de aquella región, su región dado que, el Secretario General de Gobierno, es originario de por allá, así que sumar organizaciones que garanticen el voto, es la mejor forma de llegar más rápido a los ciudadanos para hacer política.

La falta de organización social en todas sus modalidades, desde habitantes de colonias, Asociaciones de profesionistas, empresarios, hombres, mujeres, jóvenes y hasta desempleados como los hubo hace mucho tiempo, dificultan el ejercicio de la política.

Pero, si tratara de llegarse a la causa que originó la falta de participación de los grupos sociales en los partidos, sería tanto como ir a la hurgar en eso de que fue primero, si el huevo o la gallina, en el entendido de que, cierto será siempre que quienes despachan en los cargos públicos poco a poco cerraron sus puertas a la sociedad, sin tomar en cuenta que ellos necesitan más de las personas que de sus colaboradores o amigos.

El caso de los precandidatos del Partido Movimiento de Regeneración Nacional es quizá la mejor muestra de que ellos quieren que los ciudadanos los vean y otorguen su respaldo, sin embargo, en sí mismo, el partido político de referencia ni siquiera tiene estructura a la cual puedan sumarse los habitantes de las regiones de la entidad, da la impresión de que todo está apostado a crear corrientes de apoyo en las redes sociales, sin tomar en cuenta la estructura de la población.

Muchos de ellos se mueven en función de las áreas de desempeño que tienen y hasta crearon grupos de colaboradores de allí mismo, para que busquen conexiones con organizaciones sociales y acudir a ellos para la foto política, si que haya una identificación real.

En todos los casos, los aspirantes que creen tener una oportunidad con los tamaulipecos al llegar con el respaldo de los manejadores del partido y del propio presidente de la República, podrán romper la inercia de los habitantes de la entidad a favor del doctor Américo Villarreal Anaya debido a que es hijo del exgobernador Américo Villarreal Guerra, quien significó mucho para los habitantes de todas las regiones, de tal forma que llegan a considerarlo como el enemigo a vencer, cuándo en realidad, en preferencias de los ciudadanos es mano.

Podrían restarle algunos porcentajes de popularidad, pero, en el momento de la encuesta que llevará a cabo el presidente del PMRN, Mario Delgado Carrillo, de forma simple dirá que las mayorías estuvieron a favor del Senador regeneracionistas, quien logró ganar la elección del 2018 y ocupar junto con la Senadora María Guadalupe Cervantes Covarrubias, las dos posiciones de mayoría, posición que le ha servido para afianzarse y sacar delantera a los otros que quieren ser candidatos a la gubernatura de la entidad.

Alguien podría decir que, las organizaciones sí existen, que están en todas las ciudades, excepto claro la Federación de Colonias Populares y las Uniones de Colonias de las ciudades de la entidad, el asunto es que, más del 80 por ciento son apolíticas, no quieren saber nada de precandidatos ni de candidatos, porque perciben que les fallarán de nuevo. Es más, ni siquiera el llamado Club de Tobi de los médicos victorenses reporta actividad desde hace muchos años, aunque si está, pero, al interior poco se habla de política o de intención hacia la política. Es probable que se reactive para estos menesteres.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button