Editoriales

Gaceta

Por: Raúl Terrazas Barraza

*Congreso de aires enrarecidos

Son muchos y variados los factores que se conjugan para que el clima social en el Congreso del Estado se encuentre enrarecido, ni para cuando el escenario de hace pocos meses.

Dicen empleados del inmueble Legislativo, que, aunque la soberbia merodea ya no es lo mismo y, para calar el humor que se cargan las y los Diputados panistas, un par de veces han soltado borregos respecto a que, en cualquier momento llegará una comisión de diputados regeneracionistas de los electos para abordar el tema del relevo institucional.

Incluso, cuándo hablan de que, ¨hay viene el coco¨, en todo momento es la referencia a que llegará alguien que vista alguna prenda de color guinda y la molestia se generaliza a manera de reclamo de respeto, porque es muy dura la derrota y más sí hay fantasmas que a cada rato recuerdan eso que sucedió a los diputados panistas el seis de junio pasado, fecha en que se perdió la mayoría del Congreso de Tamaulipas, por increíble que parezca. En realidad, es no creíble que eso haya pasado.

La gran ventaja que tienen los miembros de la Legislatura actual, que comanda Gerardo Peña Flores, es que, en calidad de perdedores les quedan dos sesiones públicas, la del miércoles 23 y la de ocho días después, es decir, la del 30, fecha en la cual debe de clausurarse el segundo período ordinario de sesiones de este que es su último año Legislativo, habida cuenta que, como consecuencia de la armonización de las leyes electorales estatales con la federal, les tocó estar dos años.

Obvio, entra al relevo de las actividades en el Congreso del Estado, la Diputación Permanente, responsable de conocer sobre todos los asuntos durante el período de receso y que, tiene la posibilidad de convocar a sesiones extraordinarias en caso de que, algunos temas deban de ser llevados al Pleno Legislativo para su tratamiento y conclusión.

Por cierto, pululan los comentarios en el sentido de la acechanza de los regeneracionistas para saber que pasa al interior del inmueble Legislativo y favorecidos por la pandemia de COVID-19, los actuales Legisladores se salvan de la asistencia de los regeneracionistas electos a las actividades, aunque una media docena de ellos estará el 30 de junio en las sesión de clausura del período, de acuerdo a la previsión del Artículo Cuarto de la Ley Sobre Organización  y Funcionamiento del Congreso del Estado Libre y Soberano de Tamaulipas, en su numeral tres, que se refiere a la duración del segundo período que es del 15 de enero al último día de este mes.

Además, nadie sabe como interpretar el retorno de los Diputados perdedores, es decir, aquellos que fueron por la reelección y están de nuevo con las manos vacías o aquellos que pensaron volar más alto y todavía no lo confirman. Estarán ahí para ver pasar el tiempo y el relevo no grato que les toca, el Diputado reynosense Francisco Javier Garza de Coss, su compañero Alberto Bazaldúa, la Diputada Sara Roxana Gómez Pérez de Río Bravo y que había soñado con llegar a la presidencia municipal en estos tiempos, ello, porque podría ser de riesgo verlos a la cara, sostenerles la mirada, pero también no mirarlos y sacarles la vuelta.

Igual sucederá con la Diputada Martha Patricia Palacios Correa, que pretendía quedarse tres años más en la curul con la representación de Valle Hermoso, pero, no se le hizo, porque le ganaron los regeneracionistas. Eso padecen también los Diputados Héctor Escobar Salazar que fracaso en la reelección y su compañera Gloria Ivett Bermea Vázquez que perdió la candidatura a la alcaldía de Matamoros.

La que si llegará triunfante porque logró reelegirse es la Diputada Leticia Sánchez Guillermo, quien fue la única que ganó hace dos años en la elección legislativa por un partido diferente al PAN, el de Regeneración Nacional.

Quizá la peor derrota en cuanto a la reelección de Legisladores es Arturo Soto Alemán, porque nadie pensó jamás que hubiese quien le hiciera sombra en el Distrito 15 de Victoria y mucho menos que Juan Vital Román Martínez fuera a dar cuenta de él.

Otros Diputados locales que estarán con cara de derrota por en las semanas por venir, son el maderense Joaquín Hernández Correal, porque fue vencido por casi más de 30 mil votos en las urnas por el Diputado Erasmo González Robledo, quien se reeligió como Diputado Federal y desde luego el titular de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, el reynosense Gerardo Peña Flores, quien perdió por más de 30 mil votos la candidatura por el Distrito Nueve de aquella ciudad fronteriza, frente a la candidata de Regeneración Nacional, Claudia Alejandra Hernández Sáenz.

La que sí ganó la elección de diputada federal fue la Legisladora local Rosa María González Azcárraga, que contendió contra el expriísta Eduardo Hernández Chavarría, contra el cual logró una diferencia de sufragios a favor por más de dos mil 800 votos, cantidad que sugirió una elección demasiado competida y que fue ganada por el PAN debido al influencer político Jesús Nader Nasrallah.

De los seis Diputados nuevos que habrá del PAN en la Legislatura 85, tres ya están allí, es decir, se quedan porque lograron reelegirse, del Distrito dos de Nuevo Laredo, Imelda Sanmiguel y del tres Félix Fernando García Aguiar, así como, Edmundo José Marón Manzur, del Distrito 21 de Tampico y tendrán como pupilos a Marína Edith Ramírez Andrade del Distrito 13 de San Fernando, Liliana Álvarez Lara de Xicoténcatl y Nora Gómez González del Distrito 22 de Tampico.

Desde luego, se agregarán los plurinominales entre quienes estarán Luis Rene Cantú Galván, Carlos Fernández Altamirano, Mayra Flores Cantú, Sandra Luz García Guajardo y si a caso, Juan Ángel Ibarra Rodríguez.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button