Editoriales

Gaceta

Por: Raúl Terrazas Barraza

*El padrón electoral y la confianza

Si bien es cierto que el padrón electoral en la base para las votaciones, también lo es que, la confianza de los actores políticos en ese listado es casi total, solo se generan dudas secundarias que, en primera instancia no afectan el resultado de la elección y en segunda, si se tratara de dados generados a partir de cifras que no eran definitivas, puede y debe de hacerse la corrección prudente.

La confiabilidad alcanzada en el documento del padrón y su listado nominal, es tan alta desde la perspectiva ciudadana, que, las observaciones que pudieran generarse desde los analistas de los partidos políticos terminan por diluirse en el mar de información obtenida en el momento de los resultados de la elección, porque las diferencias de votación entre los partidos y sus candidatos no tienen nada que ver con algunos datos no ajustado a la última actualización del listado de personas autorizadas para sufragar.

El cruce información da pauta para conocer factores como la permanencia de personas fallecidas en el padrón, debido a que las oficinas del Registro Civil de las entidades del país no pueden llevar al día por tratarse de procedimientos legales que involucran además de la institución a los familiares de los fallecidos.

Para efectos del análisis del padrón electoral personal del INE tiene que estudiar la consistencia de las cifras, entre ellas las de fallecidos y a partir de ellas, para la elección del seis de junio venidero, indican que la cantidad de personas fallecidas en el padrón creció de 0.61 por ciento al 0.99, situación que implica que haya 353 mil más en esta elección que en la anterior, debido al incremento en la mortalidad del 2020 por la pandemia de COVID-19.

Ideal sería que las personas que fallecen, sean dadas de baja con una notificación en términos adecuados por parte de las Oficinas del Registro Civil, ya que, el Registro Federal de Electores no puede actuar por sí solo, debe de hacerlo sobre la base de documentos signados esas dependencias de los Gobiernos de los Estados y frente a esa lentitud, es que, los analistas del INE encontraron que la diferencia a la alza del padrón es estadísticamente significativa, frase que debería de aclararse de forma inmediata, porque a pesar de ello, su impacto en los resultados del proceso electoral son imperceptibles.

Daña más la elección el hecho de que miles de personas se abstengan de votar, porque eso sí es jugar en contra de la participación ciudadana establecida en las Leyes del país y cuya finalidad es que se elija con el voto mayoritario a las personas que ocuparán cargos públicos.

En un documento sobre el análisis del padrón resalta también que, los trámites para la credencial de elector se redujeron hasta en la mitad este año electoral en comparación con el 2018 en el que hubo votaciones federales, hubo menos cambios de domicilio y también llama la atención que menos jóvenes que sufragarían por primera vez, acudieron a sacar el documento y que, solo puede ser consecuencia de la pandemia de COVID-19 porque no alcanzaron a llevar a cabo la solicitud.

En el cambio de domicilio, que es uno de los trámites recurrentes de la población mexicana, en 2018 se presentaron tres millones 200 mil solicitudes de este tipo, en 2019 alcanzó los cuatro millones, pero, en el año pandémico 2020, la cifra fue de dos millones 300 mil, casi un millón menos que en el 2018.

En cuanto a la corrección de datos en esos mismos años fueron arriba de 227 mil 500, 157 mil 500 y 81 mil 700, es decir, una diferencia de 145 mil 800 trámites entre el 2018 y el 2020. Son cifras que solo pueden leerse como una consecuencia directa de la poca movilidad que hubo el año pasado con motivo del quédate en casa y que se evitaron al máximo las concentraciones de personas, lógica que lleva a considerar que el cambio de domicilio y la actualización de datos no fueron relevantes en medio de la pandemia que afecta a la nación.

Con todo y las observaciones que puedan hacerse al padrón electoral y al listado nominal, la realidad es que, los mexicanos mantendrán su confianza en el trabajo que llevó a cabo el Registro Federal de Electores y que, cuándo los partidos político entreguen sus análisis, solo no vayan a tomarlo como pretexto para justificar sus derrotas electorales por anticipado o de plano agarrarse de ahí para decir que la poca presencia de electores en las urnas se debe al listado nominal.

Las otras.

Tanta es la duda que se siembra en las redes sociales con documentos alterados, que la Secretaria de Obras Públicas del Gobierno de la entidad, Cecilia del Alto López tuvo que aclarar que un oficio circulado del domingo para acá en el que daba cuenta de su renuncia al cargo y que corresponde al momento en el cual formaría parte de la terna llevada al Congreso del Estado para determinar a quien sustituiría al doctor Xicoténcatl González Uresti, quien se había retirado del cargo de alcalde por así convenir a sus intereses.

Obvio, como la mayoría de los documentos que aparecen en las redes sociales solo llevan la mala intención de provocar especulaciones se leen con superficialidad, sin reparar en los detalles como, en este caso fue eliminar elementos como la fecha del oficio y la fecha de recepción a la autoridad competente como receptora de la petición, de inmediato circuló mucho, de tal manera que pudieron existir preguntas directas de colaboradores, familiares o amigos de la secretaria del Alto López, sobre la presunta renuncia que anduvo de red en red.

Por otro lado, ahora que anda en campaña la maestra Blanca Anzaldúa Nájera porque fue postulada por el Partido Fuerza por México, se ha percatado de la gran necesidad que tienen los ciudadanos de ser escuchados para plantear sus problemas y necesidades, de tal manera que, al invertir tiempo para dialogar con representantes de los grupos sociales, cree que obtendrá compromisos puntuales para que voten por ella.

Si bien es cierto que el partido que la postula es de los que apenas aparecieron en escena, también lo es que, acercarse a la ciudadano deja grandes enseñanzas y la predisposición para apoyar las causas sociales des cualquier trinchera.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button