Editoriales

Gaceta


Por: Raúl Terrazas Barraza

*Ley de fomento a la confianza

Desde la semana pasada, luego de su publicación en el Diario Oficial de la Federación, entró en vigor la Ley de Fomento a la Confianza Ciudadana, que tiene como objeto establecer las bases para la instrumentación de acciones y programas que las dependencias de la administración pública federal deberán implementar para alcanzar esa confianza otorgar beneficios y facilidades administrativas relacionadas con la actividad económica que desempeñan las personas físicas y morales.

Corresponde a la Secretaria de Economía del Gobierno de la República, vigilar que la Ley de Fomento a la Confianza Ciudadana funcione en el país y el conducto será la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria, de manera que será la responsable de generar entornos de confianza ciudadana para el impulso de la actividad económica, así como, de la operación y administración del padrón único de fomento a la confianza ciudadana.

La Ley prevé la integración, operación y objeto del padrón, en el entendido de que formará parte del Catálogo Nacional de Regulaciones, Trámites y Servicios, previsto en la Ley General de Mejora Regulatoria.

Los datos contenidos en el padrón serán nombre de la persona físico o morar con actividad empresarial, nombre del representante legal, domicilio y descripción de la actividad económica. Inscribirse será una acción voluntaria y se entenderá como un acto de buena fe, por el cual, las personas beneficiarias manifiesten que se encuentran en cumplimiento de sus obligaciones regulatorias y fiscales de acuerdo con la actividad económica que tienen.

De acuerdo con la Ley habrá una coordinación institucional para el fomento de la confianza ciudadana y será la Secretaria de Economía la que defina las actividades, esquemas y programas mediante los cuales se otorgarán los beneficios y facilidades administrativas a los que podrán tener acceso las personas beneficiarias registradas en el Padrón.

La Comisión de Mejora Regulatoria, tendrá que fomentar la cultura de la legalidad, de la honestidad, del cumplimiento de obligaciones y del comercio formal, según lo cita el Artículo 11 de la Ley promulgada la semana pasada y estará allí para celebrar y promover convenios con el objeto de otorgar beneficios y facilidades administrativas a las personas físicas y morales con actividad económica.

Es esta misma Comisión la responsable de generar los entornos de confianza y verá a quienes se otorgan los beneficios y facilidades administrativas, mediante la operación del padrón que contendrá el registro de las personas que contarán con el respaldo del Gobierno de la República para lograr el crecimiento de la economía en las regiones de país.

La Ley del Fomento a la Confianza Ciudadana está publicada en el Diario Oficial de la Federación y se supone que la Comisión Nacional de Mejor Regulatoria trabaja ya para que sea conocida por los propietarios de negocios que requieran el respaldo de la administración pública para la obtención de facilidades administrativas.

Ilógico sería que esta Ley se convierta en un documento del montó que no servirá para mucho, pese a que, su denominación es pegadora, porque se trata de fomentar la confianza ciudadana en las instituciones públicas para obtener beneficios que de seguridad y permitan a las empresas crecer con el respaldo de la administración federal.

Los otros.

Todo hace pensar que, al interior del Partido Movimiento de Regeneración Nacional, las cosas se complicaron y que, el grupo de la señora Yeidckol Polevnsky está fuera de toda jugada política, porque no supieron interpretar al dueño del balón.

La oportunidad es ahora para otro actor, Alfonso Ramírez Cuéllar, quien no debe de fallar a los grupos que dejaron en sus manos la presidencia para arreglar un problema que jamás debió de existir, porque son el partido en el poder del Gobierno Federal.

Nadie imaginaría que una vez encumbrado, el partido del regeneracionismo entraría en crisis y dejaría pasar tiempo clave para la unidad y su proyección a los escenarios políticos y electorales complicados, bajo la premisa de que todo será diferente al no ser candidato a nada el político tabasqueño Andrés López Obrador, en virtud de encontrarse en funciones de presidente de la República.

Porque la región de las Huastecas es de riesgo para la proliferación de casos de dengue y enfermedades transmitidas por vector, la secretaria de Salud de Tamaulipas delineó un programa de acciones preventivas con estrategias muy claras que implican el control del padecimiento, entre ellas médicos de primer contacto bien capacitados, pruebas diagnósticas oportunas, vigilancia epidemiológica y sanitaria.

Para esto del control del dengue, se llevó a cabo una reunión entre las autoridades de salud, en la cual participó la Doctora Gloria Molina Gamboa de Tamaulipas y en la que estuvieron representadas entidades como San Luis Potosí, Hidalgo, Querétaro y Veracruz, que fue sede del evento, pero, también de Coahuila y Nuevo León.

Es básico según la opinión de la titular de salud, que se lleven a cabo reuniones periódicas con los presidentes municipales, instituciones del sector salud, comités y asociaciones de médicos, para que, el combate de la enfermedad sea frontal.

En casi todas las ciudades de la entidad, los entornos escolares cambiaron ya. De aquellas escuelas que estaban a la vista de todo mundo y en las cuales podían verse a través de las cercas los niños que disfrutaban su estancia en las mismas, ya no queda nada.

Ahora las escuelas de educación básica están amuralladas, para que nadie pueda ver hacia adentro y mucho menos intentar introducirse.

Es algo parecido a la imagen que tiene desde hace unas semanas la Fiscalía General de Tamaulipas, que se convirtió en un bunker o una institución amurallada, con la idea de evitar cualquier riesgo para los funcionarios y empleados de la dependencia que tiene a su cargo el abogado Irving Barrios Mujica.

Las escuelas amuralladas son parte del nuevo escenario de las ciudades de la entidad y una muestra clara de que las cosas en materia de seguridad, aunque sea por delitos menores como el robo se mantienen complicadas. No habrá recursos para cambiar ventanas y vidrios de las escuelas, tampoco para mejorar los asientos en los cuales están los niños la mitad del día para cursar su educación básica, pero, sí hay para levantar bardas de protección.

La razón de esto último tiene que ver con las demandas planteadas por padres de familia a las autoridades educativas que tiene a su cargo Mario Gómez Monroy, así que, las bardas llegaron y se quedarán por mucho tiempo.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también
Close
Back to top button