Editoriales

Gaceta


Por: Raúl Terrazas Barraza

*Recursos de Partidos a salvo

Por las ganas que el presidente de la República, Don Andrés López Obrador les trae a los partidos políticos, es casi seguro que, una parte de las prerrogativas que el Instituto Nacional Electoral les entregará el año que viene, sean devueltas a la Tesorería de la Federación.

En cuánto el presupuesto de egresos para el 2020 fue aprobado y que incluye los recursos que de acuerdo con la Ley corresponde a los partidos políticos, el titular del Poder Ejecutivo les advirtió sobre regresar el dinero ya que desde la Cámara de Diputados no fue posible evitar que apareciera integra la propuesta realizada por el INE y en la cual él no está de acuerdo.

El asunto es que, son los comités nacionales de los partidos los que deben de reportar la devolución de los recursos si no quieren que toda la fuerza del Estado se vuelque en su contra, cosa que no sucederá con los comités estatales, ya que, en cada entidad federativa, las propuestas realizadas por los Institutos Locales, a las que el Poder Ejecutivo no les puso pero y el Legislativo las aprobó.

Las presidenta del Instituto Electoral de Tamaulipas, Mtra María de los Ángeles Quintero Rentería, hizo ver que, de los casi 290 millones de pesos que fueron aprobados para el 2020, el 52 por ciento corresponde a las prerrogativas para los partidos políticos, es decir, unos 150 millones de pesos.

Incluso, como el tema de los recortes en los recursos para el INE ocupa uno de los principales sitios en la agenda de los medios de comunicación y de las autoridades de la federación, llegó a considerarse que también en las entidades del país debieran de recortarse las prerrogativas, sin embargo, eso no sucederá, porque de acuerdo con las Leyes Electorales, el financiamiento público es un derecho que les corresponde y que no puede entregarse incompleto.

Las prerrogativas fueron aprobadas por la Secretaria de Finanzas del Estado y por el propio Congreso de Tamaulipas, cuyos diputados de los diferentes partidos políticos, estuvieron de acuerdo con la entrega de los recursos para el 2020.

Bajo esta premisa, el año que viene habrá comités nacionales empobrecidos y comités estatales con financiamiento adecuado para sacar adelante las actividades naturales de un periodo sin elecciones, pero, con infinidad de cosas que hacer en materia de organización y de promoción, que servirán para mantener su presencia frente a los electores, en el caso de aquellos que ganaron en los proceso recientes y buscar el respaldo de la ciudadanía en el caso de quienes los perdieron y pretenden estar de nuevo en el ánimo de quienes acuden a las urnas.

Al interior de los Organismos Locales Electorales, conocidos como OPLES, también se habla como en el INE de austeridad debido al recorte de presupuestos, aunque en los primeros, el asunto no es tan delicado como en el organismo que tiene a su cargo Lorenzo Córdova Vianello, porque las reducciones no fueron el denominador común.

En el peor de los casos, en los OPLES se autorizaron los mismos presupuestos para las actividades normales, es decir, porque el 2020 no es un año con elecciones locales en la mayor parte de las entidades del país, así que, por el aumento en los precios de los productos y servicios que requieren para trabajar, lógico será que también haya un ajuste de cinturón presupuestal, aunque, no de la magnitud que se verá en el INE.

En ese mismo entorno de recursos disponibles para las actividades electorales, los comités estatales de los partidos que tienen derecho a prerrogativas no tienen de que preocuparse, porque la austeridad que apliquen los directivos de los OPLES, no afectarán las prerrogativas que en forma mensual les serán entregadas.

Respecto a la posibilidad de que los partidos políticos nacionales devuelvan lo aprobado por la Cámara de Diputados a manera de presupuesto, la realidad es que se antoja difícil que suceda, porque dinero es dinero y para la democracia sí que es una inversión positiva, así que, será mejor que se acostumbren a tener en contra al presidente de la República, pero, con dinero en las cuentas y no a estar con todas las limitaciones del mundo y de todas formas con el inquilino del Palacio Nacional descalificándoles en todo momento.

Los otros.

La llegada del ríobravense Edgardo Melhem Salinas a la dirigencia del priísmo en la entidad, facilitará las aspiraciones del ingeniero Enrique Cárdenas del Avellano en la precandidatura para la sucesión gubernamental del 2022.

Sin embargo, la puerta no está cerrada, porque de aquí a que se llegue el momento de las decisiones podrían construirse otro tipo de alternativas como la que ya se habla del exdiputado nuevoladerense Ramiro Ramos Salinas.

En el partido en el poder de Tamaulipas, se mantiene la idea de que, alguno de los hombres muy cercanos al Gobierno de la entidad como el Diputado plurinominal y presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, Gerardo Peña Flores, pueda ser el bueno, en el entendido de que, el alcalde de Tampico, Jesús Nader Nasrralah, no está cruzado de brazos y trabaja todos los días con la idea de que, el 2022 le sentará muy bien, ya que, en el 2006, su grupo político del sur de la entidad llevó a cabo importantes aportaciones para el triunfo electoral del PAN, con el cual se dio la ansiada alternancia en Tamaulipas.

Otros prospectos de la frontera, en especial de Reynosa, de forma simple se puede observar que no crecieron lo suficiente como para pensar que, dentro de dos años pudieran aparecer en la recta final del ejercicio interno del PAN.

Enrique Rivas Cuéllar de Nuevo Laredo, ni soñarlo, porque todavía le relacionan muy fuerte con el anterior alcalde, Carlos Cantú Villarreal y la alcaldesa de Reynosa, más podría parecer precandidata del partido Regeneración Nacional que del suyo y el empresario gasolinero y Secretario de Desarrollo Económico, Carlos García González fracasó como candidato a alcalde de Matamoros y con ello se perdieron las esperanzas de que fuese el indicado para la candidatura al gobierno de la entidad en el 2022.

Es importante decir que, al interior del partido del Gobierno Federal, Regeneración, hay diferentes proyectos políticos de corto plazo, es decir, que los aspirantes están divididos en dos grupos, los que quieren ser Gobernadores de dos años y los que esperarán, según ellos, para serlo de seis años.

Tanto Héctor Garza González, Oficial Mayor de la Secretaria de Educación como, Rodolfo González Valderrama, Director de Radio Televisión y Cinematografía de la Secretaria de Gobernación, están conformes con la opción de dos años, en tanto que, el Senador Américo Villarreal Anaya, podría esperar para el 2024 y ser electo para seis años, es decir, que terminaría su mandato hasta el 2030.

﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽ de comunicaciapra loscura el INE ocupa uno de los principales sitios en la agenda de los medios de comunicaciapra los

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button