Editoriales

Gaceta


Por: Raúl Terrazas Barraza.

*Ungirán líder del PAN

El exdiputado local Francisco Elizondo Salazar, sí será relevado en la dirigencia estatal del Partido Acción Nacional, ya que, no se registrará para quedarse al frente de la organización y, todo indica que habrá un solo prospecto para sustituirle, ya que, este lunes por la tarde, dos días antes de que concluyera el plazo previsto por la convocatoria para la renovación de la dirigencia, el exdiputado local de Reynosa, Luis René Cantú Galván acudió a presentar su documentación.

Hace unos días el Secretario General del Comité Estatal Panista, Luis Tomás Vanoye Carmona, habría dicho que nadie acudía a presentar candidaturas, en el entendido de que, la convocatoria estaba abierta desde hace muchas semanas y quizá eso sucedía, porque los aspirantes debieron de dialogar para llegar con una sola propuesta y de esa manera enseñar el buen nivel de la unidad que hay en el PAN de Tamaulipas.

Las reglas del proceso indican que si fuesen varios los registrados, se abriría un período de campaña hasta el ocho de diciembre y corresponderá a la Comisión Organizadora establecer centros de votación a lo largo y ancho de la entidad, para que la militancia tenga la posibilidad de votar por el candidato que le haya convencido mediante su campaña proselitista.

El asunto es que, para este inicio de semana y tras haberse anunciado desde el 25 de octubre el registro de Cantú Galván como candidato de unidad, el escenario cambiaría y el Consejo Estatal del PAN tendrá que reunirse y solicitar a la Comisión Permanente del comité Nacional, la autorización para considerar que, la planilla registrada pueda declararse electa, porque, sin más prospectos no tiene caso que haya campaña interna de aquí al ocho de diciembre.

Sí esto último sucede, casi a la de ya, habrá nuevo  dirigente panista en la entidad, quizá esta misma semana, sin que ello quiera decir que a los grupos del PAN les urgía relevar en esa posición al matamorense Elizondo Salazar, quien dicho sea de paso, logró número positivos en las dos últimas elecciones, es decir, la federal y local del año pasado y la Legislativa de junio pasado.

Incluso, en esta última se anotó un 10 al mantener el control político del Congreso del Estado, ya que, sus adversarios del Partido Regeneración Nacional, hicieron muchos castillos en el aire, respecto porque pensaron que desplazarían al PAN y por tanto, tendrían en sus manos un instrumento de presión al Poder Ejecutivo Estatal, a efecto de aterrizar planes y programas de la Federación con mayor facilidad.

El reto para Cantú Galván, de quien ya se vio este lunes que cuenta con el respaldo de la estructura política del partido en el poder de Tamaulipas, no es sencillo, porque los del gobierno de la República, no quitan la mira de Tamaulipas y, creedores de que tienen gente para repetir el triunfo electoral de quienes ahora representan a esta entidad en el Senado de la República, buscarán quitarle posiciones al PAN, de tal forma que, el nuevo dirigente del panismo tiene que fajarse muy bien los pantalones para significarse como líder.

A lo mejor obtener el consenso para ser el prospecto de unidad al comité estatal del PAN entraño una serie de amarres y ajustes, por ejemplo, el hecho de incorporar inmediatamente a Francisco Elizondo Salazar a la administración pública estatal, cuidar al grupo en todas las vertientes para mantener aceitada la estructura lograda en la entidad desde el 2016, cuando el PAN se alzó con el triunfo electoral que permitió la alternancia en la administración estatal y aprovechar que algunos políticos crecieron en los últimos tres años, como para hacer más por el PAN, debe ser revalorado por Cantú Galván y a partir de ello establecer una estrategia sólida.

Frente a esto, el registro como prospecto a la dirigencia estatal y el respaldo que le fue manifestado este lunes en la sede del PAN, es lo de menos, incluso, el Asamblea Estatal que el erigirá como el mandamás de su partido es peccata minuta, al tomar en cuenta que le dejan el partido ganado, básico entonces será que, pueda mantener la cadena de triunfos electorales lograda por quienes serán sus dos antecesores, el ingeniero César Verástegui Ostos y Elizondo Salazar.

Quién será el nuevo dirigente panista es reynosense, acaba de cumplir 41 años, fue diputado en la Legislatura que recién terminó y, por tanto, el primero de los exlegisladores que tendrá chamba nueva.

Llegó a la curul como sustituto de quien fuera Diputado, Jesús María Moreno Ibarra, que pidió licencia para ir a desempeñar un cargo municipal en la ciudad de Reynosa

Estar en el Congreso del Estado, fue para el panista una experiencia grande, porque cada compromiso que hizo lo sacó adelante, situación que le valió el reconocimiento de las personas que acudieron a él y, quizá sin percatarse generó una corriente a su favor que le permitió crecer en política y estar en la antesala de la mayor representación que los militantes de los partidos políticos tiene, llevar las riendas la organización en la que creen y en la que llevan a cabo luchas sociales.

Se trata de un panista que ha jugado sus cartas muy cerca del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, quien le ha visto crecer, ya que, su carrera comenzó antes del año dos mil, cuando trabajo al frente de las Brigadas Juveniles del PAN que apoyaron la candidatura a Diputado Federal del actual mandatario de Tamaulipas.

Estuvo en la administración municipal de Reynosa, trabajo en la COMAPA de aquella ciudad y fue Coordinador del Gobierno del Estado en la Región Rivereña desde el 2016, hasta antes de ser Diputado local.

Dicen los amigos del candidato único a la dirigencia estatal del PAN, que se rodeará de personas con experiencia partidista, para generar un buen proyecto que permita al grupo en el poder estatal significarse más allá del sexenio.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button