Editoriales

Gaceta


Por: Raúl Terrazas Barraza

*Inversión para la democracia

El problema del financiamiento electoral, es a nivel federal, en las entidades este asunto se mantiene, quizá no como una prioridad, pero, sí como uno de los conceptos del presupuesto de egresos de las entidades considerado como norma.

De alguna manera porque los Gobernadores saben que, si prerrogativas, los partidos políticos se empantanaría, ya que, no pueden hacer promoción y pedir colaboración económica a sus militantes.

Sí piden, no les darán y además la gente votará por otro partido, en virtud de que, cambiar la intención del voto es considerado ya como algo normal.

Si los políticos andan de partido en partido, no hay razón para que el voto no se mueva en el mismo sentido, es decir, llegó la era del sufragio multipartidista

La propuesta de financiamiento del Instituto Electoral de Tamaulipas, que fue aprobado en la reciente sesión considera una inversión para la democracia de 298 millones 318 mil 609 pesos con dos centavos, cantidad que será empleada para las actividades del instituto y las prerrogativas a los partidos político para el año venidero.

Nada del otro mundo esta cantidad, ya que puede ser otorgada sin dificultades, porque la entidad tiene ingresos estimados por más de 55 mil millones de pesos.

En el Artículo 10 del Decreto LXIII-726, mediante el cual se expidió el Presupuesto de Egresos del Estado de Tamaulipas para el ejercicio fiscal de 2019, relativo a Organismos Autónomos, está asentado que la inversión para el proceso electoral de este año fue por casi 446 millones de pesos, la segunda en importancia para este tipo de instituciones y dónde, la Universidad Autónoma de Tamaulipas tiene asignada la mayor parte, por dos mil 819 millones 256 mil 741 pesos.

Visto de esta manera, la propuesta de presupuesto aprobada por el Consejo General Electoral hace unos días, es menor en unos 148 millones respecto a la de 2019, en virtud de que, no hay elecciones locales en 2020, pero, deben de considerar recursos para el arranque del proceso electoral 2020-2021, que comenzará dentro de un año.

La presidenta del Consejo General, Mtra María de los Ángeles Quintero Rentería, hizo ver que, para el 2020, el IETAM tiene como metas eficientar las actividades para la organización y desarrollo de los procesos, a efecto de mantener el buen nivel de credibilidad de la ciudadanía del estado, apostar a una buena gestión administrativa y normativa para el uso racional de los recursos y desde luego garantizar el uso racional de los recursos.

En el Instituto Electoral de Tamaulipas, piensan que la inversión para la democracia que está contenida en la Legislación Estatal se mantendrá porque no hay cambio en las leyes.

Por tanto, la propuesta de presupuesto se trabajó en función de las actividades que vienen para el 2020 y será hasta ese año, por estas mismas fechas, cuándo deba de ponerse a consideración la propuesta para las elecciones del 2021, por tanto, desde ahorita se puede pensar que será mayor que la aprobada la semana pasada por el Consejo General del IETAM.

También las consejeras y consejeros, así como los funcionarios del Instituto, tienen la encomienda legal de fomentar l cultura cívico democrática con la finalidad de fortalecer la participación ciudadana, la igualdad de género y la no discriminación.

Respecto la distribución de la propuesta presupuestal, se trata de 24 millones 608 mil pesos para servicios generales, poco más de 10 millones de pesos para materiales y suministros, cinco millones para bienes muebles, inmuebles a intangibles.

Luego, para los partidos políticos se destinarán casi 145 millones de pesos para actividades ordinarias, cuatro millones 343 mil 201 pesos para actividades específicas y dos millones 895 mil pesos para franquicias postales y para el asunto de los servicios personales son 106 millones de pesos.

La propuesta de inversión para la democracia en Tamaulipas, es enviada por el IETAM a la Secretaría de Finanzas del Gobierno de la entidad para que, en el análisis y contenido de la propuesta presupuestal general del Gobierno de Tamaulipas sea incluida y que, en su oportunidad sea analizada y aprobada por el Congreso del Estado.

Por demás está decir la sujeción que comprometieron los responsables del IETAM a la Ley de Gasto Público de la entidad, en la que, se establecen los criterios de racionalidad y austeridad presupuestaria para el ejercicio fiscal del año que viene, según hizo ver la presidenta Quintero Rentería.

Por cierto, en la sesión de aprobación de la propuesta presupuestal, también el acuerdo mediante el cual se aprueban modificaciones y adiciones al Reglamento que regula el procedimiento de registro de las asociaciones de ciudadanos, como agrupaciones políticas estatales en Tamaulipas.

Los otros.

El comentario del domingo en todas partes fue sobre los daños ocasionados a la Torre nueva, la Bicentenario, con arma de fuego, en un hecho que sucedió en las primeras horas del domingo.

Las autoridades estatales, es decir, las de la Fiscalía General del Estado, que tiene a su cargo el abogado Irving Barrios Mojica, dieron a conocer que trabajaron durante el día en la investigación del caso.

Este lunes, cuando inicien las actividades normales de las oficinas ubicadas en la Torre Bicentenario, los comentarios seguirán y muchos tratarán de observar la magnitud de los daños que dejaron las balas, en el entendido de que, preocupación por la seguridad podría no existir en virtud de la vigilancia que pueda establecerse durante los días por venir.

El delegado del gobierno Federal en la entidad, José Ramón Gómez Leal, atajo la versión en el sentido de que, las delegaciones de las dependencias federales están abandonadas, algo que podría entenderse desde su posición como responsable de aquello que se ha hecho o no desde la administración lópezobradorista.

En verdad no está abandonadas, pero, están en una peligrosa inacción, entendida esta como la ausencia de acción, que implica, por asociación, a pensar en la quietud, pasividad o la inactividad, por la amplitud que tiene el concepto si se analizar en todos los sentidos.

Y es que, en automático lleva al incumplimiento de obligaciones administrativas y morales, la falta de compromiso con los demás. Es inactividad y ociosidad, lo que supone gravedad en el primer caso y en el segundo, conecta con las personas sin obligación, que no hacen nada y que están desocupadas.

Como adjetivo, la ociosidad también es sinónimo de inútil, de algo sin provecho, que no da fruto o bien que no se utiliza para cumplir la función que se le dio al momento de crearlo o que se le asignó una vez descubierto.

Las Delegaciones de las dependencias federales cierto, no están abandonadas, pero, nadie podrá defender la inacción en la que se encuentran, ni el propio representante del Gobierno Lópezobradorista, José Ramón Gómez Leal.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button