Editoriales

Gaceta

Por: Raúl Terrazas Barraza

*INEGI, su entrega de información

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía, INEGI, puso a disposición de los mexicanos un libro llamado, “Así se Contó México”, que contiene datos, cifras y análisis de todo aquello relacionado con el censo general de población y vivienda del 2020 que se llevó a cabo en marzo, el mismo mes que se declaró la emergencia sanitaria por la pandemia de COVID-19 y que obligó a los funcionarios de esa institución que tiene a su cargo el Mtro Julio A. Santaella Castell.

Es un documento que vale la pena que cada mexicano se regale, porque está en la internet y puede descargarse sin costo alguno, tiene más de 200 páginas y su contenido es agradable, digerible y que da para el análisis y la reflexión desde el momento mismo en que se abre. Su portada son puertas, muchas puertas de las que, los encuestadores del INEGI tuvieron que tocar miles para que se abrieran y a través de ellas la información sobre como es el país discurriera con la claridad, franqueza y verdad con la que hablan los mexicanos.

En Medio de la portada, la palabra México y en la parte izquierda al centro el título del documento, Así se contó. Tiene además una fotografía impresionante, con los colores más vivos y la selección de cada toma lleva de inmediato a pensar en el profesionalismo con que la obra se realizó.

En el prólogo el presidente del INEGI, Santaella Castell, escribe sobre las adaptaciones que debieron de realizar a los esquemas de trabajo que comprendía la realización del censo, incluido el rediseño de los procesos para la generación de información, por ello es que, considera que este fue el levantamiento en el que se tuvieron los mayores retos. A diferencia de los censos anteriores que movilizaban miles de personas para ir a los domicilios en la búsqueda de la información mediante contacto directo con los ciudadanos y ahora no, se limitaron el contacto y la movilidad, debido a la pandemia.

En esa idea de ver que fue del censo 2020, habrá que hurgar en el documento para ver la riqueza de la información, dado que, los resultados, según el responsable del INEGI, permiten conocer la evolución de la sociedad mexicana a través del tiempo y generan una radiografía de la caracterización de los integrantes de esa sociedad y por tratarse de información que estará vigente por una década, es un insumo básico para la elaboración del políticas públicas, planeación de infraestructura y servicios, estudios académicos.

El documento en cuestión que todos los mexicanos deben de ver, es una recopilación de testimonio que dan cuenta de la historia, importancia y magnitud del Censo 2020, experiencias personales de los involucrados en el levantamiento de la información y es una historia de la suma de esfuerzos de miles de personas que llevaron al éxito el conteo de población y vivienda, representada por la parte humana de un compromiso constitucional mediante el cual se determina quienes conforman al país y como lo hacen.

Por su lado Salvador Camarena en sus comentarios sobre el libro del INEGI, señala que, lo que cuenta es México , e indica que el libro es una ventana que deja ver porque el Censo 2020 salió bien y porque venció condiciones inéditas como la pandemia de COVID-19, que no existía al diseñarse la estrategia muchos meses atrás y que implicaba poner en las calles del país a casi 140 mil jóvenes con edad promedio de 34 años para tocar las puertas de más de 35 millones de viviendas ubicadas en cerca de dos millones de kilómetros cuadrados del territorio mexicano.

De entre las cosas que resaltan por el posicionamiento que tiene el INEGI en la población mexicana, los analistas de los datos consideran que hay una sociedad informada que aprecia al Instituto y sus programas, de manera que hay censistas que comentaron a los directivos que a muchas personas de poblaciones alejadas les da gusto ver al personal porque representan a la única instancia que les visita.

Algunos datos duros del Censo 2020, precisan que México ocupa el lugar 11 del mundo en cuánto al tamaño de la población con 126 millones 14 mil 24 habitantes, de los que, el 51.2 son mujeres y 48.8 hombres. Tamaulipas es la entidad 15 respecto al taño de la población con tres millones 527 mil 735 personas que viven en los 43 municipios.

Por su estructura y en base a la edad, la población mexicana muestra un incremento paulatino del envejecimiento ya que hay menos niños  y jóvenes que los que fueron contados en los censos del 2010 y del año 2000. La edad media ahora es de 29 años.

Otros datos que siempre deben tenerse a la mano es que el censo de viviendas des de 35 millones 219 mil 141 habitadas y particulares, esta cantidad creció a una tasa anual del 2.2 por ciento, respecto al censo anterior, casi el 78 por ciento tienen agua entubada dentro de la vivienda y el 78 por ciento tiene drenaje conectado a la red pública, en tanto que el 99 por ciento dispone de energía eléctrica.

El promedio de habitantes por vivienda ya no es de 4.1 como en el dos mil, ni de 3.9 como en 2010, sino de 3.6 personas por casa. El 53 por ciento de las viviendas tiene piso  de cemento o firme, y en la disponibilidad de bienes y tecnologías de la información, hacen ver que el 87.6 por ciento tiene refrigerador, mientras que hace 10 años era el 82.1, el 72.8 tiene lavadora contra 66.4 de antes.

El 46.5 tiene automóvil contra 44.2 del 2010, el 91.1 tiene televisor cantidad muy similar a la de antes, el 87.5 tiene celular y antes era el 65 por ciento, los radios bajaron antes eran 79.5 y ajora son el 67.6, el internet creció, porque el 52.1 de las viviendas tienen y antes el 21.3, computadora o laptop creció al 37.6 de un 29.4 y bajaron las líneas de teléfonos fijas, de 43.2 hace 10 años a 37.5 ahora

Los datos censales y la información que el Instituto produce serán decisivos para la toma de decisiones en un contexto azotado por una epidemia.  El INEGI hoy tiene un papel indispensable para la reactivación económica de México, para que las empresas puedan tomar mejores decisiones, dice el libro y señala que la información que derrama un censo es la base estructural del trabajo de un enorme número de instancias, tanto públicas como privadas. Es el principio medular de la concepción de un mejor futuro para la nación.

Y terminan con la afirmación de que conseguir la confianza de los habitantes es un tesoro, que se confíe aquello que el INEGI divulga es el corazón de la democracia, por eso es un valor fundamental ya que, sin confianza en la institución y sus datos no se puede hacer nada.

Los otros.

Si se  canceló la Feria de Tula Tamaulipas en la cual habría un encuentro de agrupaciones musicales de esas que son muy queridas por los ciudadanos, como Pesado, lógico es que el resto de las festividades que hay en las ciudades y comunidades de la entidad vayan por el mismo camino, como sucedió esta semana con la EXPOMEX 2021 de Nuevo Laredo, en la zona fronteriza y la causa es la misma, el aumento de casos de COVID-19 en la entidad.

———-

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button