Editoriales

Gaceta

Por: Raúl Terrazas Barraza

*Llamar a votar, en la agenda social

En todas partes se lee y se escucha sobre la emisión del voto que los mexicanos deben de llevar a cabo de este domingo al otro y la regla general a la invitación es en el sentido de reflexionar muy bien a quien se otorgará ese preciado derecho que la Constitución General de la República y las Leyes Electorales da a quienes son mayores de 18 años en este país.

Muchos son quienes quieren ese voto, es más, tan complicadas se han puesto las cosas en el país que, hay quienes se matan por los votos si se toma en cuenta que, las llamadas elecciones más grandes de la historia son además las que más vidas de candidatas y candidatos han costado. El recuento es fatídico por donde quiera que se vea, ya que involucra desde prospectos a regidurías, sindicaturas, alcaldías y diputaciones.

Nadie quisiera estar en ese extremos de la fiesta cívica, es decir, los sepelios, ya que ser eliminados de la contienda por medio de la violencia, en realidad nunca pasó por la mente de los que decidieron inscribirse en el proceso electoral para contender por los partidos registrados y autorizados porque cumplieron con todos los requisitos establecidos por el INE y los Institutos Electorales de las entidades del país.

Hechos de sangre que desencadenan cegar vidas, es algo que, en los países con democracias probadas como México ya no deberían de suceder, con el asesinato de Luis Donaldo Colosio Murrieta quien fuera candidato presidencial del PRI hace 27 años y el del doctor Rodolfo Torre Cantú quien era candidato de ese mismo partido al gobierno de Tamaulipas en el 2010, fue suficiente, sin embargo, este tipo de hechos se suceden con frecuencia y por desgracia todo queda en las lamentaciones y el dolor de las familias afectadas.

Salir a votar el seis de junio que viene, es el máximo llamado de las organizaciones sociales, religiosas, políticas y de los organizadores de las elecciones, como acaba de señalarlo el Obispo de Tampico, Monseñor José Armando Álvarez Cano, al apuntar que los ciudadanos deben de razonar el voto y pensar en el bienestar social y rechazó la posibilidad de que el voto se de en función de dádivas, presiones o cualquier tipo de amenaza.

En el momento que se observa a las familias victorenses o tamaulipecas dirigirse a las urnas para cumplir con el deber cívico de votar, en ese momento podrá considerarse que el llamado al sufragio funcionó y no porque los partidos políticos y sus candidatos influyeron, porque flota en el ambiente la idea de votar para hacer modificaciones en los esquemas de gobierno, es decir, las personas buscarán además de la utilidad del sufragio, que los ganadores del proceso sean aquellos que puedan dar continuidad al desarrollo de los municipios y distritos.

Los integrantes del Consejo General Electoral de Tamaulipas que maneja el licenciado Juan José Ramos Charré, se esfuerzan al máximo para que las condiciones previas y durante el día de la votación queden a la altura de las expectativas de los tenedores de credencial para votar con fotografía, porque ello equivale a un escenario de confianza, seguridad y de alto nivel cívico para que los dos millones 735 mil 940 que pueden hacerlo y que están en los listados que habrá en las casillas electorales el seis de junio venidero.

Organizaciones empresariales, profesionales, de mujeres, de la sociedad civil, universidades y eclesiásticas de todos los ritos, llevan a cabo la promoción del voto, para que las personas decidan acudir a las urnas y que, sin mediar presión de ningún tipo decidan a quienes quieren en las 43 alcaldías, las 58 sindicaturas, en 407 regidurías y en los 36 espacios de Diputados que hay en el Congreso del Estado, 22 de mayoría relativa y 14 de representación proporcional.

Aquello que al menos se espera, tiene que ver con la escucha de la población a los llamados al voto, no le hace que nada tenga que ver con los partidos políticos, pero, sí con el futuro que la población considera para las instituciones, ya que, es desde allí de dónde deben solucionarse las demandas cuyo final final, es buscar mejores condiciones de vida y de desarrollo de los habitantes.

Los otros.

Si las cosa son cambiaron, este viernes amanece en la frontera de Tamaulipas el dirigente nacional del Partido Movimiento de Regeneración, PMRN, Mario Delgado Carrillo, quien lleva como encomienda respaldar las candidaturas de los elementos postulados para alcaldías y diputaciones en la entidad. Se supone que son los cierres del alcalde de Matamoros, Mario Alberto López Hernández, quien busca reelegirse en el cargo, el de Reynosa Carlos Peña Ortiz, que ha sido muy atacado por ser hijo de la alcaldesa panista de esa ciudad, Maki Ortiz Domínguez.

Por cierto, la visita del expresidente Felipe Calderón Hinojosa está pactada para el dos de junio que es miércoles y acude para dar una conferencia sobre un tema llamativo, Qué se decide el seis de junio y al margen de que haya un mensaje de tipo político que servirá para apoyar a los candidatos del que fue su partido, el PAN, su intervención tiene que ver con la importancia del voto, es decir, llamará a votar a los tamaulipecos para evitar que haya mayoría de un solo partido en la Cámara de Diputados Federal.

Del PMRN en la entidad se habla con determinación que las condiciones políticas no están dadas para que repita la alta votación del 2018 y se deja entrever que, con todo y la visita que hace Delgado Carrillo, podrían recetarle un resultado electoral como el del 2019, cuándo al elegirse los Diputados al Congreso del Estado solo pudieron ganar en uno de los Distritos locales de Matamoros.

También es cierto que todas las y los candidatos de los llamados partidos grandes que trabajan en la entidad, sudarán la gota para la obtención de buenos resultados, porque ahora no tienen personas que les generen votos y que los hagan ganar hasta dormidos, dado que, en esta entidad, desde el 2016 existen muchos candidatos que llegaron a cargos de elección popular sin saber como, aunque saben que les sucedió porque llevaron sus documentos para registrarse ante las autoridades electorales.

Muy presente está el triunfo que tuvo en las urnas la exdiputada Beatriz Collado Lara, que se inscribió como candidata a Legisladora, no hizo campaña, se fue a dormir muy temprano antes de las elecciones y el día de las votaciones ni se preocupó por el resultado, sabedora de que perdería, sin embargo, al día siguiente se despertó con la noticia de que ganó y que sería diputada.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button