Editoriales

Gaceta

Por: Raúl Terrazas Barraza

*Vacuna y clases

La vacunación a los trabajadores de la educación comenzó y es exitosa, las observaciones que se hicieron desde la dirigencia sindical quedaron  superadas en el momento que los maestros comenzaron a llegar y mostraron una cara de satisfacción porque al inmunización les hará fuertes ante la pandemia, cuándo estén de nuevo en las escuelas para dar clases a sus alumnos.

El dirigente de la Sección 30 del SNTE, profesor Rigoberto Guevara Vázquez, estuvo en algunos de los centros de vacunación para sus compañeros que fueron instalados en Victoria y se mantuvo al pendiente de la evolución de las actividad en el resto de la entidad, con observación especial al asunto de la cobertura, es decir, que hubiese vacunas para todos sus compañeros.

Desde el viernes pasado en que fue anunciada una reunión de trabajo de la Secretaria de Educación, Delfina Gómez Álvarez, con varios gobernadores de entidades del país para hablar sobre la posible decisión de que los maestros puesta estar de nuevo en las aulas para impertir sus clases a los alumnos, esa posibilidad tomó forma y, aunque es casi seguro ello suceda hasta el próximo ciclo escolar, porque el que corre ya está más para finalizar, la exigencia número uno del profesorado era la vacunación.

Incluso, hay quienes consideran que para establecer una negociación en firme de ir pronto a las escuelas, los trabajadores de la educación deben estar vacunados todos y, aunque no iba entro del pliego de peticiones para mejorar las condiciones salariales de los trabajadores, quizá estaba en proceso de documentación, para que, también antes del 15 de mayo, fecha en que se celebra el Día del Maestros, todos hayan sido vacunados, de ahí que, el biológico usado sea el de dosis única, de lo contrario no se cumpliría con esa exigencia para mediados del mes que viene.

Bastó ver rostros satisfechos por la vacuna y personas propositivas para superar esta difícil prueba que la naturaleza ha impuesto, es decir, vivir por más de un año con infinidad de restricciones y en la zozobra de un panorama sombrío por los efectos negativos de la pandemia, se haya o no abordado de la mejor forma para evitar estragos en la población mexicana, para entender que tan importante es para grupos de la sociedad como el magisterio haberse vacunado.

Respecto a las clases presenciales, da la impresión de la existencia de un estira y aflore por debajo de la mesa, debido a que, además de la manifestación constante de los niños y jóvenes por estar de nuevo en las escuelas, debe de sumarse aquella de los padres de familia, a quienes les vendría de perlas saber que sus hijos estarán en las aulas.

Pero, en un mundo realista, a estas alturas del ciclo escolar en le caso de la educación básica y de los semestres en la educación media y superior, sobre todo en estas últimas, porque las clases están programadas para concluir después de la tercera semana de mayo, las clases pueden quedarse en línea y pensar en el semestre que viene ya en las escuelas.

Hay disposición de los profesores, porque es su chamba desarrollar y concluir los programas educativos y el personal administrativo está preparado para que las escuelas funcionen de nuevo, pero, el tiempo es el que hace la diferencia ya que, si es igual quedarse en línea que acudir a las aulas, podría optarse mejor para concluir como estaba previsto desde hace meses y definir el inicio del próximo ciclo escolar en las escuelas.

Las semanas que faltan de clases en línea, bien podrán destinarse a revisar la infraestructura educativa y que la secretaría que tiene a su cargo Mario Gómez Monroy haga cuentas del presupuesto que tiene para invertir en una manita de gato a todas las escuelas y prepararlas con las instalaciones hidráulicas y de drenaje al cien por cien, ya que, el vital líquido no tiene que falta ni un solo momento, porque las medidas sanitarias contra la pandemia se mantendrán por muchos meses y un inicio de clases accidentado en el cambio de línea a presencial, quizá no vale la pena.

Los otros.

No se podrá ir a los Estados Unidos este 21 de abril, las autoridades trasladaron a un mes más el cierre de los puentes internacional, situación que causa malestar en un amplio grupo de la población, en especial jóvenes que ya habían previsto trasladarse cuánto antes al Valle de Texas, en el caso de los tamaulipecos, para ir a vacunarse, más que, para acudir a las tiendas comerciales a adquirir productos, cómo en épocas anteriores.

Buscarán la posibilidad de que haya apertura de la frontera para cierto tipo de actividades, pero, no de par en par, por los riesgos de contagio de COVID-19, desde el momento que se ha reducido a los niveles aceptables, tipo semáforo verde, porque la cantidad de casos, aunque baja, siguen presente en todas las regiones de Tamaulipas y de Texas.

Sacar adelante primero el proceso electoral de este año, es básico, el del 2022, aunque está en perspectiva porque inicia en septiembre próximo, es decir, dentro de cuatro meses y 10 días, los aceleres que haya para la definición de precandidaturas como que no aplica todavía, es más, va en contra de los candidatos que andan en campaña quienes tratan de dar su mejor esfuerzo para que los ciudadanos volteen a verles y no que, aquello que está más lejos se vea mejor que las acciones político electorales que están cerca.

El tiempo de las precandidaturas  para la sucesión gubernamental está distante todavía, enero del 2022, para se concretos, así que, renovar aspiraciones para ello, le pega el proceso actual, ahora bien, que sí los aspirantes a participar en los procesos internos de los partidos para definir prospectos, se aparecen en las campañas de los candidatos a diputados federales, diputados locales y presidentes municipales, un escenario muy diferentes se verá para las votaciones del próximo seis de junio.

Una frase del Filósofo de Güémez, señala que primero es uno y luego es dos, aunque en el 21 el dos desplazó al uno y en este proceso el dos no puede están antes que el uno.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button