Editoriales

Gaceta

Por: Raúl Terrazas Barraza

*Las campañas del COVID-19

En un documento denominado, Recomendaciones para el desarrollo de campañas políticas en el marco dela contingencia sanitaria por el virus SARS-CoV2, COVID-19 y publicado en el Diario Oficial de la Federación de este  13 de abril de 2021, el Instituto Nacional Electoral, hace ver que con el inicio de las campañas políticas de los candidatos a las Diputaciones Federales, que implican actos públicos de gran magnitud, convocatorias masivas, asambleas, movilizaciones y reuniones de distintos aforos,, sin embargo, esa dinámica no puede reproducirse en un escenario de pandemia, por los riesgos de contagio y de propagación de la enfermedad.

Ante ello, los candidatos y sus dirigentes de partidos políticos tienen que asumir una actitud responsable, porque los eventos que se acostumbraban en las campañas, en este proceso pueden ser de gran riesgo a la salud para quienes asisten, lo mismo que evadir medidas como falta de vigilancia para verificar el correcto uso de cubrebocas, descuido en la ventilación de los lugares, en el nivel de interacción de las personas, imposibilidad para controlar la sana distancia, acceso de personas que presenten algún signo de enfermedad, higiene o sanitización inadecuada y exceso de materiales propagandísticos que generen intercambio entre personas.

Todo este tipo de situaciones no deben de registrarse y, mejor aún tienen que cuidarse al extremo, ya que, la Secretaria de Salud del país ha señalado en repetidas ocasiones sobre un posible aumento de casos consecuencia de algo que ellos denominan olas de la pandemia, así que, el INE pone a disposición de candidatas, candidatos y miembros de los partidos político, una serie de recomendaciones para que las campañas se apeguen a los protocolos sanitarios.

En la propuesta del INE, institución que tiene a su cargo el Consejero presidente, Lorenzo Córdoba Vianello, resalta el hecho de que las recomendaciones son resultado del análisis de experiencias internacionales y nacionales que se llevaron a cabo el año pasado y este, en el cual pudo observarse la gran capacidad de los actores de las campañas para innovar en materia de promoción de sus candidaturas con el uso de recursos como redes sociales, medios para la difusión, foros virtuales, acercamiento a los liderazgos locales y discusión de las plataformas, que inciden en la decisión que puedan tomar los electores para acudir a las urnas y ejercer su derecho ciudadano de votar.

En el Diario Oficial de la Federación, está publicado el documento de recomendaciones, las cuales se dividen en cuatro tipos, generales, específicas para la realización de campañas, factores de riesgo en una actividad de campaña y reporte, con su debida comprobación, de los gastos por concepto de insumos para atender las recomendaciones sanitarias.

En el primer caso, las recomendaciones generales, no es nada del otro mundo, es aquello que ya los mexicanos están acostumbrados a hacer, el lavado de maños, uso de gel antibacterial, cubrebocas permanente, con la sugerencia de que sea doble y de ser posible, careta. De tomarse la temperatura durante el acceso a los espacios para eventos, evitar el contacto físico entre las personas, no saludarse ni abrazarse, que no entren personas con síntomas de enfermedad respiratoria y en caso de estornudo o tos cubrirse con el ángulo interno del brazo,

En el punto de recomendaciones específicas para las campañas, una vez que definen que son, como actos de proselitismo, los describen de cuatro formas, en espacios abierto o cerrado, así como aquellos que implican desplazamiento continuo y la realización de foros y debates entre candidaturas o representantes de partidos políticos.

Cuándo se trata de espacios abiertos, deben tener acceso controlado, la duración debe ser breve, cubrebocas obligatorio y a quien se niegue a usarlo, le será negada la entrada. La sana distancia, escaneo de temperaturas sanitización de superficies, gel antibacterial para manos, que haya personal médico, evitar aglomeraciones, evitar aglomeraciones, no saludo, señalización y evitar artículos de propaganda que se puedan compartir.

En espacios cerrados, se debe respetar el aforo permitido de acuerdo ala semaforización del municipio y para eventos de desplazamiento continuo, hacer uso de la tecnología para el acercamiento con la ciudadanía, encuentros o reuniones virtuales y quienes trabajan en actividades proselitistas tienen que reforzar las medidas de autocuidado y distribuir elementos sanitarios mínimo, como cubrebocas, gel antibacterial y evitar cualquier clase de contacto físico.

Cierto es que la competencia en el caso de las diputaciones federales podrá ser mucha entre los candidatos y los partidos y que, las medidas preventivas para evitar contagios en medio de la pandemia de COVID-19 podría ser una carga y hasta parecer innecesario, sin embargo, al menos en Tamaulipas, los casos no dejan de presentarse y los fallecimientos son número que no pueden eliminarse del escenario de salud pública.

Incluso, la población vulnerable debería de pensarle, no dos sino cinco o diez veces, para acudir a un acto de proselitismo, en virtud de que, la circulación del coronavirus es manifiesta en México, en el entendido de que, hay experiencias exitosas en otros países como Bolivia, dónde se dio prioridad a las campañas virtuales, caravanas de vehículos con pocos ocupantes,  tope a la cantidad de personas que pueden participar en las caminatas , por ejemplo en ciudades con unos 100 mil habitantes pueden juntarse máximo 200 personas y la cantidad de vehículos que pueden participar en una carava no es superior a 40.

En Canadá no se produjeron grandes manifestaciones ni reuniones de campaña, quienes eran candidatas y candidatos hicieron sesiones en línea o sus reuniones de personas eran pequeñas, incluso, se permitió el escrutinio puerta a puerta. En Brasil se pidió a los partidos hacer campaña virtual y evitar la promoción de eventos grandes.

En Chile se destinaron recursos para insumos sanitarios y se pusieron a  disposición de quienes anduvieron en campañas, se evitaron eventos presenciales masivos y se promovieron canales virtuales. En Irán se prohibieron las campañas públicas y se hicieron en línea y en Malasia se prohibieron grandes reuniones y visitas a domicilios, incluso, el principal partido opositor se retiró de la contienda para evitar que debido a las campañas la ciudadanía se contagiara de COVID-19.

La experiencia nacional se remite a los procesos electorales de Coahuila e Hidalgo que se pospusieron en junio pasado y se llevaron a cabo meses después en medio de estrictas medidas sanitarias, sin que hubiese consecuencias de contagios, por ello, el INE y los Instituto Electorales Estatales, están bien comprometidos en que, las campañas no generen COVID-19 y que el día de la votación los ciudadanos tengan la confianza de que las medidas de protección estarán a la altura de las necesidades de la población.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button