Editoriales

Gaceta


Por: Raúl Terrazas Barraza

*Candidaturas dejan emociones complicadas

Cuando Robert Plutchik, que fue un psicólogo norteamericano fallecido en el año 2006 creó la rueda de las emociones a fin de mejorar técnicas de trabajo que ayudaran a comprender mejor el comportamiento humano, en ningún momento las ligó con asuntos de tipo sociopolítico, sin embargo, debe ser un campo en el que también funcionan y tienen un efecto directo en la intensión del voto.

Obvio, no deben ser psicólogos aquellos que analicen durante abril y mayo próximos la forma en la cuál, a raíz de las emociones generadas durante los proceso internos de los partidos para definir los nombres de sus candidatos, ha generado en la población, por tanto resulta interesante saber en que nivel anda la población de Tamaulipas respecto a su participación en las urnas, sí, como es sabido, al no coincidir votaciones para presidente de la República y Gobernador del Estado, el abstencionismo aparece en automático.

La única diferencia entre la elección de este año y aquellas que se conocieron como intermedias podría ser la elección de alcaldes, debido a que son el primer contacto de la administración pública con la sociedad y equivale a mejor interés por determinar quienes de los postulados por los partidos políticos deben quedarse al frente de las alcaldías.

Para el psicólogo creador de la rueda de las emociones, estas no son buenas ni malas por sí mismas, más bien son necesarias y su función es promover la supervivencia y la adaptación, por ello distingue ocho elementos que, al combinarse impactan la emoción de las personas.

Estas son alegría y tristeza, confianza y aversión, ira y miedo, así como, sorpresa y anticipación, que, si bien están ligadas al espectro psicológico de las personas, también pueden aplicarse en las emociones políticas, por ello, la Rueda de, investigador norteamericano adquiere un valor más en la escena mundial.

Con algunas modificaciones para dar un sentido hacia el sentimiento de las personas, la técnica hace ver que en lo político el aspecto relacionado con la felicidad quizá sea el que menos puede encontrarse ya que, pueden generarse estados de optimismo, aceptación, orgullo, alegría, interés y pacífico.

Si esto existiera, por la forma en que los partidos políticos decidieron las candidaturas de quienes competirán en las urnas, estarían inspirados y abiertos debido al optimismo, satisfecho y respetado en cuánto a la aceptación, seguro e importante si a orgullo se refiera, liberado y eufórico si el estado fuese de alegría, curioso y entretenido si hubiese interés o esperanzado si estuviese en paz con la forma y el resultado de la selección interna.

La contraparte es la ira y es probable que con ella se identifiquen la mayor parte de militantes y simpatizantes de los partidos políticos en ocasión de la postulación de candidatos a las Diputaciones Federales y Locales, así como, a las 43 presidencias municipales de la entidad.

Las personas con ira pueden sentirse heridos, amenazados, llenos de odio, frustrados, distantes, críticos, agresivos y locos, elementos que impactan la emociones en forma negativa ya que, quien se siete lesionado en sus intereses políticos, esta ente devastado y apenado. En caso de la amenaza hay la idea de ataque y celos, si aquello que quedó fue odio está resentido y ultrajado desde el punto de vista psicológico.

Por otro lado, en caso de sentirse frustrado, en su mente hay estragos como irritación y enfurecimiento, en caso de ser critico, quiere decir que se encuentra escéptico y que hay sarcasmo en sus expresiones. Si debido a que existe agresividad por la designación de los candidatos, tendría que pensarse en un estado de hostilidad y se convertirá en provocador y en caso de que haga quienes quedaron locos con los proceso internos de este proceso electoral, debe pensarse en que hay gente furiosa y rabiosa.

El creador de la rueda de las emociones, formula tres tipos de diadas, que es la forma de señalar el carácter diverso de las cosas en oposición, es decir, cuándo se conjugar a que dan lugar y con ello se define la intencionalidad que puede alcanzar una emoción, la tercera de ellas es aquella que más identificación tiene con la política, por ello, si se suman, alegría y sorpresa habrá deleite, alegría con asco da morbosidad, confianza con tristeza equivale a sentimentalismo.

De sumarse confianza con ira habrá dominación, miedo y asco dan vergüenza, miedo y anticipación provocarían ansiedad, sorpresa e ira generan indignación y tristeza con anticipación dan lugar a pesimismo.

Sin necesidad de acudir al psicólogo para que aplique la técnica de la Rueda de las Emociones y se agregue e punto de los sentimientos, a lo mejor ir a las urnas sería un asunto que debe de pensarse y cuándo llegue el momento, ni siquiera en aquello que satisfaga a los ciudadanos, más bien es la hora de pensar quienes en verdad son las personas que requieren las ciudades para retomar la ruta del progreso y dejar, de una vez por todas la de dar lecciones a los partidos políticos a la hora de sufragar.

Esto último si se considera que, millones de ciudadanos en la actualidad reniegan de haber otorgado su voto a proyectos políticos que en lugar de acarrear beneficios dieron lugar a perjuicios y que jamás llegó el progreso ni la atención a los servicios que los habitantes requieren para tener una buena calidad de vida, misma que comienza con la tranquilidad y el apoyo de las autoridades, algo que no se ve desde hace mucho tiempo.

Solo dos puntos más para tratar de aclarar cual es la emoción con que los tamaulipecos se quedan tras la conclusión de los procesos internos para la selección de los candidatos a los cargos de elección popular, si aquello que hubo fue sorpresa por las designaciones, hay cuatro sensaciones, entusiasmado, asombrado, confundido y sorprendido, en el primer caso, militantes y simpatizantes estará enérgicos y entusiastas, en el segundo estupefactos e impresionados.

En caso de que haya confusión el sentimiento será de perplejidad y desilusión y si está sorprendido equivale a conmoción y abatimiento.

Si el proceso interno de los partidos generó asco, las personas se sentirán horrible, decepcionados, disconformes y se declararán en abstinencia, en este caso política. Respecto a sus sensaciones, los que se siente horrible tendrá asco y odiarán a los que decidieron los candidatos, si el punto es la decepción podrían tener un sentimiento revoltoso o de repugnancia, si están disconformes serán reacciones y moralistas, en tanto que, la abstinencia, que, como ya se dijo es política, los hará vacilantes y con versión.

Si se tratase de tristeza por los candidatos que quedaron, habrá militantes y simpatizantes que se carguen con culpabilidad situación que equivale a arrepentimiento y vergüenza, abandonado que es sentirse ignorado y victimizado, desesperados que está vulnerable y desvalido, deprimido que igual a vacío y melancólico, solo que es signo de asilamiento y desamparo o aburrido que lleva a pensar en indiferente y apático.

Darle vuelta a la hora de los proceso internos, no resolverá las sensaciones negativas que tienen los tamaulipecos y, en caso de que las campañas políticas que lleven a cabo entre abril y mayo próximo, no lleguen al corazón de las personas, no producirán votos.

————–

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button