Editoriales

Gaceta

Por: Raúl Terrazas Barraza

*Nueva forma de vida tras COVID-19

Cuando todo mundo piensa que las cosas ya no serán iguales a partir de la pandemia de COFID-19, es porque en realidad todo cambió, hasta la percepción de la vida misma y sus relaciones, porque ahora, cada quien debe establecer su red social en medio de medidas preventivas drásticas.

El magisterio por ejemplo, quiere que COVID-19 sea considerada como una enfermedad de riesgo de trabajo y cuya propuesta ya fue llevada a las autoridades educativas a través de un documento bien elaborado por parte de la dirigencia nacional del Sindicato de Trabajadores de la Educación que tiene a su cargo el maestro Alfonso Cepeda Salas.

Desde luego es un documento repensado y respaldado por las dirigencias estatales de la organización, de ahí que el profesor Rigoberto Guevara Vázquez, ya hizo lo propio de parte del magisterio tamaulipeco, que está de acuerdo en con las medidas de seguridad requeridas para cuando inicien las clases.

Porque ya no será lo mismo en virtud de la circulación del coronavirus, es que, los trabajadores de la educación piensan en semáforo verde para clases presenciales, que se considere a los maestros como personal prioritario para la aplicación de las vacunas y que se garantice atención médica y medicamentos en el sistema de seguridad social que tienen.

La lectura de esto último es que, el ISSSTE tiene que cambiar para convertirse en una institución a la altura de las exigencias de un nuevo riesgo de trabajo, el del COVID-19, por tanto, además medicamentos oportunos, deberá mejorar su infraestructura y equipo, para que siempre haya espacios y la cantidad necesaria para garantizar la atención a los profesores.

Como ya no será lo mismo en medio de la pandemia y después de ella, los trabajadores de la educación buscan ya una definición respecto a la reducción de la jornada escolar y el número de alumnos por grupo , así como, instalar tres filtros, en la casa, en la escuela y en el aula, para detectar a tiempo posibles casos de coronavirus, debido al riesgo de trabajo que llega a representar.

Así como sucede con el magisterio que ya tiene en proceso exigencias como resultado de las cosas que cambiaron a partir de la pandemia, podrá ubicarse en todo tipo de instituciones, organizaciones y empresas, incluida la posibilidad de que haya personas que puedan trabajar sin necesidad de estar en los edificios.

Los esquemas de desinfección podría pensarse que llegaron para quedarse, porque una cosa es la prevención personal y otra muy diferentes cuidar las áreas de trabajo, un ejemplo de ello son los Bancos porque quizá ya no sucedan la aglomeración de personas dentro de los edificios como antes de marzo de este año, incluso, por salud mental de los funcionarios, quienes podrían demandar un cambio en sus condiciones de trabajo, para evitar las salas saturadas de personas, porque equivale a ambientes estresantes.

Otro punto es el del transporte público, porque al decretarse los porcentajes de ocupación de la unidad por eso de la sana distancia, también redujo las prisas que siempre tenían los choferes de micros, para llevar la mayor cantidad de personas posible y tratar de ganar la carrera a sus competidos, sin importar la incomodidad que generaban a los pasajeros.

Cambiará el tipo de relaciones sociales, porque deberán de evitarse grandes pachangas o aquellas en las que llegan personas que ni siquiera tenían nada que ver con los festejados, pero, estaban allí porque se había corrido la voz y se convirtió en un punto de reunión de desconocidos, quienes de pronto se apoderaban del lugar y hasta cometían todo tipo de fechorías.

Que la pandemia ha cambiado todo, es cierto y la prueba de fuego será esta Navidad y el Año Nuevo que ya está a la vuelta de la esquina, dado que, no podrán llevarse a cabo aquellas grandes reuniones de familias, porque se arriesgarían a contagios, dicen por ahí que ya no serán de cuadro grande ni mediano, sino de cuadro chico, es decir, la familia nuclear con hijos de los hijos y párele de contar.

Serán Navidad y Ano Nuevo diferentes a cambio de mucha seguridad para la salud, porque no reunirse de muchos ya es una repuesta positiva para la prevención, como lo son de forma oficial las determinaciones tomadas en el Acuerdo del Comité Técnico de Seguridad en Salud, que definió en esta semana los municipios que permanecen en Fase II y aquellos que se quedaron en Fase II y las acciones que están permitidas en los establecimiento de los diferentes tipos.

Por cierto, el Acuerdo publicado en el Periódico Oficial del Estado el pasado día 15, precisa que los municipios contenidos en cada Fase, permanecerán así hasta el día seis de enero del 2021 y contra aquello que se había dicho, no consideró la Ley seca para las fiesta de Navidad y Año, nuevo, cosa que bajo las tensiones a los ciudadanos porque sí habrá disponibilidad de bebidas alcohólicas.

Por otro lado, anda una aleccionadora la propuesta que anda en redes sociales, respecto a la obligación de usar el cubrebocas para reducir los contagios de COVID-19, en donde agentes de tránsito realizan un operativo para invitar a los ciudadanos a que cumplan con esta medida de seguridad y, en el caso de que se nieguen a hacerlo, es presentan un documento para lo firmen, en el cual se asienta que renuncian a la atención médica en caso de enfermar por coronavirus.

Ello con una explicación en el sentido de que, así se podrá evitar que los hospitales se saturen y ayudan a los médicos y enfermeras que arriesgan su vida con atención a los pacientes que se contagiaron de forma involuntaria.

La expresión generalizada de la propuesta, es que, así debería de ser, porque la mayoría de los casos de COVID-19, se deben a no usar el cubrebocas y acudir a reuniones en las que hay aglomeraciones de personas.

Los otros.

Por aquello de que llegaran a requerirse suplentes en la Diputación Permanente del Congreso del Estado fueron nombrados los legisladores Laura Patricia Pimentel Ramírez, Juan Enrique Liceaga Pineda y Roque Hernández Cardona, para el periodo de un mes que corresponderá a ese órgano colegiado estar pendiente de las acciones que llegaran a presentarse, aunque, en 15 días no las habrá ya que, corresponden a las vacaciones de fin de años, las que, de hecho comienzan este viernes para casi todas las personas.

Desde Ciudad Victoria los Gobernadores de la Alianza Federalista pidieron a las autoridades federales que la vacunación contra el COVID-19, colaborar en el asunto, para que pueda resolverse de la mejor manera y sin que haya presiones de ninguna especie.

Uno de los acuerdo de la sesión realizada en esta capital, fue el envío de una misiva en la que pidieron informes sobre los detalles de la distribución de la vacuna, su conservación en la red de frío y desde luego en la aplicación, para que no entidades de primera y de segunda, sino todos parejos.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button