Editoriales

Gaceta

Por: Raúl Terrazas Barraza

*El mito de las elecciones intermedias

Por donde quiera que se vea, las elecciones del 2021 en Tamaulipas son tipo intermedias y por esa naturaleza, tiene menos participación de electores en las urnas.

Se requiere de campañas de gran penetración, con mensajes en dos tonos, que capten la atención de las personas y que les convenzan de salir de su casa el primer domingo de junio del año próximo para decidir a quienes quieren en las 43 alcaldías, alcaldías y las 22 diputaciones locales.

Aclarar que con el término de tipo intermedias, se hace referencia a que no están contenidas las votaciones para la sucesión gubernamental ya que, debido al alineamiento de las votaciones estatales con las federales, esa coincidencia por el momento existe.

La habrá en el 2024, cuándo haya de nuevo elección de gobernador, en virtud de que, quien participe y gane el proceso del 2022, será mandatario por dos años, para que, después, en el 2024, la gubernatura de la entidad se dispute de manera concurrente a la elección presidencia y desde luego no habrá elección intermedia, porque también se sustituirá a los alcaldes y diputados que ganen la elección del año que viene.

El asunto es que, al no existir votación para gobernador de la entidad, como sucede en 15 entidades que si habrá el año que viene, el interés de los votantes se quedará en el cajón del olvido y seguro los índices de participación caerán por debajo del 40 por ciento o podrían rebasarlo en forma ligera.

Dependerá de la competencia que pueda registrarse en quienes sean los candidatos en las elecciones locales y, en el caso de las Diputaciones Federales, esas sí son a cabalidad intermedias, porque se trata del cambio de Legisladores en la mitad del sexenio federal, así que, los noveles alcanzados por los candidatos del 2018, ni en sueño podrán igualarse ahora que no habrá campaña presidencial, sino, solo la de ellas y ellos.

En el pasado reciente, los tamaulipecos actuaban con desdén en las elecciones intermedias fuesen locales o federales, porque ni siquiera los partidos políticos se aplicaban al cien por cien para llegar con buenas cartas.

Daba la impresión de que los candidatos se elegían como del montón, pero, quienes formaban parte del grupo de prospectos cuándo había candidato a Gobernador o a presidente de la República otro era el canta, ya que, era característico que los electores votasen en cascada, es decir, iban por el candidato presidencial y daban su voto al resto de los abanderados del mismo partido político que escogieron cuándo estaban dentro de la mampara colocada en el sitio de la votación.

Existen encuestas de opinión que marcan algunas preferencias electorales y en el caso de Tamaulipas consideran que el Partido Movimiento de Regeneración Nacional, dará la pelea al partido gobernante local y que, podría deja fuera de la jugada a los que antes fueron grandes en las urnas y ahora andan como en la aventura para conservar el registro que tienen ante el INE.

El asunto es que, los ciudadanos no clarificarán sus intensiones hasta el mismísimo día de las votaciones, por ello, unidades para la promoción y con la intención de ganar terreno en la percepción de los tamaulipecos, no cambian el perfil de las elecciones de enfrente, serán intermedias en el ámbito federal y con ese mismo tipo en el plano local, porque no hay sucesión gubernamental, esta, está prevista para dentro de dos años.

Es probable que la desilusión más grande se la lleven los partidos nuevos, incluido el que ganó la elección presidencial del 2018, porque, al no presentar candidatos identificados con los electores la competencia carecerá de atractivo, por tanto, de una gran participación que tuvieron en el 2018 a la que puedan tener en el 2021, habrá una gran diferencia.

Los votos para quienes eran prospectos a Senadores y Diputados Federales, los contaron por decenas de miles hace dos años y medio, pero, en el conteo que deberán llevar a cabo dentro siete meses quizá se queden en miles y, unos cuántos de miles, porque la gente preferirá quedarse en su casa el domingo seis de junio que ir a votar por desconocidos o gente que fue postulada por partidos a los que no pertenecía y que aceptó porque ve en la política una oportunidad de negocio personal, más que la posibilidad de ayudar a los grupos sociales de los municipios o distritos.

En las elecciones intermedias, la participación de los electores ha rondado el nivel de los treinta, es decir, que el abstencionismo se enseñoreó hasta en casi el 70 por ciento, debido a lo desangelado de las candidaturas y a la realización de campañas sin atractivo y en muchos casos hasta sin sentido. En alguna ocasión en Ciudad Victoria, se dio el caso de autoridades municipales que llegaron con menos del 30 por ciento de la participación del listado nominal, situación que llegó a considerarse denigrante, porque equivalía al rechazo de más del 70 por ciento de los ciudadanos, aunque fueron definidos en aquella época como apáticos.

En definitiva, para las elecciones intermedias de este proceso, debido a las lecciones ciudadanas de poco interés, los dirigentes de partidos políticos están obligados a presentar bueno candidatos, no personas para llenar el espacio en la boleta electoral y, hasta los candidatos que lleguen por la vía independiente, tendrá que pisar fuerte para que el elector voltee a verles.

En el caso de las Diputaciones Federales, la situación es similar, aunque, la diferencia entre las intermedias del pasado con las del 2021, estriba en que, la marca a igual del 2018, está muy alta y sin el factor López Obrador para generar votos, a quienes compitan solo les queda de una, hacer excelentes campañas, ruidosas, pegajosas y siempre en una misma dirección, porque, en cuánto el elector se percata de ambigüedades o no va a las urnas o busca alternativas para destruir el escenario a quienes se creen ganadores.

Al comenzar diciembre, los partidos políticos comenzarán a mostrar la oferta política que traen en la bolsa y el electora, aunque sin inclinación todavía por analizar el escenario de las elecciones intermedias para Diputados Federales, Diputados Locales y Alcaldes, dejará que pase el tiempo porque llega la temporada de la familia, de la Navidad y del Fin de Año, época en la cual, el interés por la política es muy bajo.

El reto será romper el mito de la baja participación en las elecciones intermedias y con ello pegarle duro al abstencionismo, fenómeno que es más de estructuras de partido que de candidatos, aunque existieron algunos cuya figura superó a los partidos, Carlos Cantú Rosas en Nuevo Laredo, Ernesto Gómez Lira en Reynosa, Jorge Cárdenas González en Matamoros, Gustavo Cárdenas Gutiérrez en Victoria, Javier Villarreal Terán en Mante, Juan Antonio Guajardo Anzaldúa en Río Bravo y el profesor José Gudiño Cardiel en Jaumave, que supieron ganar elecciones a pesar de los partidos.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button