Editoriales

PRESENCIA


POR: ANA LUISA GARCÍA G.

            < Gibrán pinta para encabeza el ala critica de Morena

            Concluido el proceso interno de Morena y de no ser favorable a Gibrán Ramírez Reyes, no vemos cómo lo van a detener. Pinta para encabezar un movimiento de reconstrucción del partido, porque sus señalamientos crudos y realistas han dibujado a un activista muy parecido a su líder moral, que no se mide en descalificar a sus competidores a los que responsabiliza de la crisis en que está sumido el partido.

            A donde quiera que va, no se cansa de repetir que el instituto político de sus amores tiene sólo un 20 % de intención del voto, este fin de semana lo hizo en Torreón, Coahuila.

            Desde luego un 20 % está muy lejos del 50% y hasta el muy optimista 70% que le adjudicaron a Morena las encuestas de agosto en los 15 estados (casi medio país) donde elegirán gobernadores.

            La circunstancia es que, dijo Gibrán, entre otras cosas, que al día siguiente de la victoria de AMLO, “muchos empezaron a hacer cuentas sobre los cargos y presupuestos a repartirse”. “Lo que  ha desgastado a Morena son estas actuaciones partidistas y no las acciones del Presidente, quien tiene todavía un 60 % de aprobación”.

            No es la primera vez que Ramírez Reyes afirma que “Morena tiene 20 % de intención de voto, Tampoco ha sido el único, el propio Presidente del instituto político Alfonso Ramírez Cuellar habló de un 25 % de aprobación del partido, aunque lo hizo en una encerrona con senadores cuando recién llegó a encabezar a Morena, pero no faltó quien filtró lo expuesto en ese círculo.

            Un dato interesante de Gibrán: “El descontento de la militancia viene sobre todo con los gobiernos municipales, consideró que es la razón principal de que el partido haya perdido el 15 % de intención de voto en los últimos dos años”.

            Cabe mencionar que este dato proviene de un diagnóstico realizado desde el interior del propio partido y coincide con señalamientos del presidente Ramírez Cuellar, cuando pidió a los senadores de la República apoyar a los municipios gobernados por Morena porque estos no tienen recursos para atender las demandas ciudadanas.

            La verdad es que el presupuesto aprobado a finales de 2018 (aplicable a 2019) por la actual LXIV Legislatura de la Cámara de Diputados cerró totalmente la llave a todos los municipios, no solo a los de Morena.

            En fin, la cuestión es que Gibrán expone datos duros, que se conocen al interior del partido y que se manejaban hasta ahora discrecionalmente. Tampoco se midió cuando responsabilizó directamente a Yeidckol Polevnsky y a Bertha Luján de haber fracturado al partido, y lo dijo así: “Son responsables de la crisis y parálisis de Morena al haberse enfrascado en una lucha de facciones”.

            Aquí hay que mencionar que Gibrán en el arranque de su campaña dejó constancia de que provenía del grupo de Luján y que contaría con ese apoyo, esto quiere decir que ya no existe tal vínculo, mucho menos patrocinio.

            GIBRÁN NO DEJÓ TÍTERE CON CABEZA.- A sus adversarios en la contienda interna, que lo rebasan de acuerdo a las mediciones que se han hecho públicas, les hizo alguna clase de enjuiciamiento a Mario Delgado que aparece como el mejor posicionado, lo describió así: “representa el poder de los entramados regionales y de la continuidad, debido a que tiene la preferencia de los legisladores federales, alcaldes y regidores de Morena, entre otros, por lo cual de ganar la presidencia, se espera una continuidad y una reelección indiscriminada sin un análisis de los realizado”.

            En cuanto a la candidatura de Porfirio Muñoz Ledo, Gibrán Ramírez consideró que “representa al poder burocrático que se ha apoderado del partido”. Es decir más de lo mismo, o sea que el único que abandera un cambio es él, de acuerdo a sus apreciaciones personales.

            Tal como caminan las cosas no vemos a Gibrán Ramírez sentado en la silla principal de Morena, pero sí como el principal crítico cuyos juicios externados ahora le perseguirán, porque no podrá borrar lo dicho y terminará erigiéndose en el buen juez, que por su casa empieza, eso en virtud de que su trayectoria de analista político lo encuadra en esa tarea de observación y diagnóstico, salvo que lo sumen al nuevo Comité Ejecutivo Nacional en alguna responsabilidad de su satisfacción.

            EL MENSAJE CIFRADO DE MARIO DELGADO.- Este domingo desde Hermosillo, Sonora, Mario Delgado Carrillo acusó que hay voces que en lugar de llamar a la unidad, buscan denostar y marcar diferencia con el proyecto alternativo de nación. Sin llamarlo por su nombre el mensaje tiene clara dedicatoria cuando dice: “El Presidente gobierna con la plataforma de Morena. Hay quienes piensan que hay que tomar distancia del Presidente, que Morena debería tener su propio programa, diferente del Ejecutivo. Yo creo que están equivocados”.

            Tras manifestarse como promotor de la unidad expresó: no es tiempo de dividirnos, no es tiempo de denostarnos ni de marcarnos entre nosotros”.

            MUJERES JUNTAS NI DIFUNTAS ¿SERÁ? – El cambio de dirigencia en el OMNPRI estatal era algo que se veía venir estando en puerta la designación de 11 candidaturas a diputadas locales y 21 o 22 para encabezar planillas municipales, eso sin menoscabo de las 4 o 5 a diputadas federales, en atención a lo que dispone la ley y que es el 50 % de oportunidades electorales.

            El malestar por el cambio de relevo tiene origen seguramente en el destino de la diputación plurinominal, hoy con un hombre en la dirigencia estatal es el organismo femenil estatal el trampolín para impulsar a una mujer, que además cumple con el requisito que establece el Código no escrito, de asignar esa posición a quien proviene de una elección constitucional aunque no hubiera ganado, ese es el caso de Ofelia Garza Pineda, que figuró como candidata por el distrito 15 en los comicios del año pasado.

            La saliente Copitzi Hernández diputada local por mayoría (VIII Distrito) arribó al puesto en diciembre de 2018 cuando era presidenta  Yahleel Abdalá Carmona en el Comité Directivo Estatal y con Hilda Estela Flores en el OMNPRI nacional, de tal manera que son los cambios normales hoy son nuevas dirigencias desde la presidencia con Alito Moreno, hasta con Monserrat Arcos al frente del organismo nacional de mujeres priistas.

            Copitzi, Yahleel e Hilda Estela les tocó partir el pastel de candidaturas en el proceso de 2019 donde su partido no ganó en Tamaulipas ni una sola diputación local, ni para hombres ni mujeres, hoy les toca escribir otro capítulo de la historia electoral a Ofelia Garza Pineda, de quien no pueden objetar falta de trayectoria y fiel al partido en los tiempos de vacas flacas.

            De tal manera que no hay que hacer una tormenta en un vaso de agua, no es el momento de fomentar divisiones, son tiempos donde la unidad y el trabajo político disciplinado es lo que más necesita el Tricolor para dar la batalla en 2021.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button