Editoriales

Gaceta


Por: Raúl Terrazas Barraza

*El futuro en cifras, 2021, 2022 y 2024

De acuerdo con los amigos que el ahora Oficial Mayor de la Secretaría de Gobernación, Héctor Garza González, tiene en esta capital, el funcionario de la administración lopezobradorista ha crecido más de lo imaginable y enfila a convertirse en el mejor prospecto para la sucesión gubernamental del 2022.

Consideran que el proyecto va bien y que, aunque la sucesión que viene será para un período de dos años, al final de cuentas será un administración gubernamental histórica y cumplirá su propósito transicional, porque se pasa de un esquema polarizado de elecciones en el país a otro en el que, los proceso se llevarán a cabo en una sola fecha, para que los ciudadanos puedan ya descansar de campañas, ya de tanta grilla que ha convertido a los partidos políticos en organizaciones de desconfianza.

También hay comentarios en el sentido de que, el Senador Américo Villarreal Anaya, se esperará para el 2024 y que dejará su cargo a principios de ese año para atender la candidatura que le daría pasaporte para contender con los otros partidos políticos para el período que alcanzará hasta el 2030.

Se escucha lejos, pero, la distancia es un sexenio y medio, el cual podría pasarse más rápido de lo imaginable situación que obligará a todas las corrientes políticas de Tamaulipas a trabajar con determinación para mejorar su posicionamiento y disputar los cargos públicos mediante una carga ideológica, es decir, dejar de lado manera simplista de sufragar.

Garza González quiso ser gobernador de Tamaulipas, pero, las condiciones para el partido por el que se postuló eran diferentes, ahora son el partido en el poder federal y sobre la base de ello, el escenario es diferente y aunque tiene como adversario a un panismo fortalecido desde el triunfo alcanzado en las elecciones locales del 2016, podría dar la batalla, más no ganar.

El trabajo que realizó como Oficial Mayor de la Secretaría de Educación Pública, le dieron la posibilidad de afianzar su relación con el presidente de la República, de lo contrario al abrirse la oportunidad en la Secretaría más importante del Gabinete Federal, no lo hubiese invitado a manejar el área administrativa. Por tanto es valida la felicidad que manifiestas sus amigos de la capital de Tamaulipas, quienes no se meterán a trabajar a su favor, porque no le gusta tener emisarios, se maneja en forma directa con los grupos políticos.

Por lo pronto podría hacer mancuerna con el doctor Felipe Garza Narváez, quien es Delegado de la Secretaría de Gobernación en Tamaulipas y tienen en común haber coincidido en el comité estatal del PRI allá a mediados de los ochenta, en la época en la que, el Gobernador de la entidad era el Doctor Emilio Martínez Manautou.

Varías décadas después coinciden en la misma dependencia de la administración federal y en el mismo partido político, así que, hay un cambo de escenario para los interesados en la grilla futurista de Tamaulipas, incluso, hasta podrían minimizarse los proyectos políticos que trae el actual Delegado del Gobierno Federal, José Ramón Gómez Leal.

Es entonces recomposición de proyectos corto, mediano y largo plazo, es decir, para el 2021, el 2022 y el 2024, si quiere verse en función de las fechas.

Garza Narváez llegó a la Delegación de Gobernación en los primeros días de diciembre pasado, tras haber sacado el nombramiento a fines de noviembre y sustituyó en el cargo al priísta Eliseo Castillo Tejeda, quien había hecho mancuerna con Enrique Cárdenas del Avellano, luego de que, éste último fue encargado de la oficina Regional de Gobernación que funcionaba en la ciudad de Monterrey.

Los otros.

Con motivo del aumento de casos de COVID-19 en Tamaulipas, el gobernador, Francisco García Cabeza de Vaca dio un buen mensaje a los ciudadanos, para que colaboren un poco más en las medidas sanitarias que permitan la reducción de los contagios y desde luego la ocupación hospitalaria, porque ello puede generar una situación muy complicada para el sistema estatal de salud.

El mandatario dijo que la vida es el don más preciado que se tiene, sin embargo, no todos los tamaulipecos actúan con responsabilidad y ponen en peligro su vida y la de sus familias. Señaló que Tamaulipas vive una verdadera emergencia, pese a todos los esfuerzos que se han hecho en materia de prevención para contener la pandemia.

Dijo que la sociedad se ha relajado y con ello se incrementaron los contagios y aumentaron las defunciones, realidad es muy difícil y precisó que desde el inicio de su mandato se comprometió ha hablar con la verdad a los tamaulipecos, aunque en casos como el de ahora duela hacerlo.

Hizo un recuento de las cifras sobre los contagios para subrayar que en la frontera podría declararse dentro de muy poco tiempo la inexistencia de camas y ventiladores para atender a las personas que complicaron estado de salud debido a los efectos que el coronavirus.

Lamentó que mientras la gente responsable solo deja sus casas para acciones esenciales, algunas personas celebran fiestas y reuniones, motivo por el cual se incrementan la movilidad y ponen en riesgo sus vida. La pandemia no es un mito, es una triste realidad, hay más de 500 fallecidos en Tamaulipas, es un testimonio cruel de una realidad ante la que no se pueden cerrar los ojos.

Echar culpas a los demás no liberará del riesgo de enfermar o comprobar que la ignorancia y la omisión son causa de dolor y muerte.

La gran mayoría de población es responsable de sus actos, pero, existe una minoría que a todos pone en riesgo, por eso fue claro y subrayó que el CIVID19 causa mucho sufrimiento y arrebata la vida, las cifras de ello lastiman, por ello, es preocupante el aumento de casos y que los hospitales habilitados para pacientes estarán saturados y tendrían que improvisarse campamentos para atender a los contagiados, con los graves riesgos que ello implica.

Señaló que su gobierno tiene el compromiso de proteger la vida, por tanto continuarán con apoyar a lo héroes de la salud y a quienes no debe de exponerse a la enfermedad por causa de personas irresponsables.

Se requiere la actuación de todos de manera solidaria y responsable ahora o la entidad se enfrentará a la crisis de salud más severa de todos los tiempos, hay que evitar salir de casa, a menos de que sea necesario, mantener la sana distancia, usar cubrebocas, que es obligatorio en todo el territorio de la entidad.

Llamó a parar fiestas, reuniones y concentraciones masivas, porque es el momento de que cada quien se cuide y que cuide a sus familias.

La del Gobernador García Cabeza de Vaca fue una llamada a la vida, por eso confió en que todos la escucharán y que se sumarán a la causa para defender aquello que es más valioso en Tamaulipas, la familia.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button