Editoriales

Gaceta


Por: Raúl Terrazas Barraza

*Elecciones, certeza Constitucional

Hay una teoría de la Organización de los Estados Americanos, en el sentido de que, las elecciones cualquiera que sea su naturaleza no deben de posponerse debido a factores inusuales o de riesgo, como es el caso de la pandemia del COVID-19.

En el sentido

La democracia no puede entrar en cuarentena, dijo Francisco Guerrero, Secretario de Fortalecimiento de la Democracia en esa institución y pone una serie de ejemplos, que no tienen nada que ver con México, porque aquí sí se suspendieron las elecciones ocales en dos entidades del país, Coahuila e Hidalgo, en las cuales habría votaciones el primer domingo de junio pasado para alcaldes y diputados locales.

Las elecciones deberían de llevarse a cabo pese a las circunstancias que prevalezcan en las naciones, máxime cuándo los organizadores de los procesos pueden echar mano de la tecnología, que siempre aporta elementos que permiten cumplir con el objetivo previsto en las Leyes que sirven para dar estabilidad a las instituciones.

En el caso de Coahuila e Hidalgo, el asunto no es la suspensión de las votaciones, sino aquello que implica que no se eligieran a los nuevos funcionarios para los cargos públicos, en principio, porque quienes están en ellos, deberán no estar dentro de pocas semanas.

Al quedarse estarán en la ilegalidad y este factor siempre será causa de conflictos entre los grupos de poder y desde luego entre los ciudadanos, porque ellos mejor que nadie saben que una vez rebasados los tiempos, aquellos grupos que tienen intereses políticos presionarán para tratar de lograr las posiciones y se producirá un escenario de tensiones que derivará en reclamos.

Jamás será lo mismo que la elección de un dirigente sindical, de un directivo de alguna organización o de alguna organización social, deba de postergarse como resultado de condiciones inadecuadas, pero, las elecciones solo pueden posponerse si las condiciones políticas son inadecuadas y pueden propiciar caos social.

Ni la vulnerabilidad de la población debido a los estragos causados por la delincuencia derivaron en la cancelación de elecciones y vaya que en Tamaulipas pudo llegarse a ese extremo en el 2010, cuándo fue asesinado el doctor Rodolfo Torre Cantú, quien era candidato del PRI a la gubernatura de la entidad y entró al relevo su hermano el ingeniero Egidio, solo en las primeras horas de la incertidumbre por el atentado, se habló de posponer la elección en virtud de que faltaban unos días para las votaciones, sin embargo, el partido político tomó una decisión para contender contra sus adversarios que llegaron a ver una oportunidad para la obtención de más votos.

De acuerdo ala versión de la OEA, el uso de la tecnología debe favorecer la realización de las elecciones y eleva el asunto a un desafío, porque obliga a los organizadores de las elecciones a construir las garantías para las votaciones sobre la base del derecho al voto, a la salud y a la vida. Esto es, que la creatividad supere a la realidad y que la realización de las elecciones permita mantener la integridad de los pueblos y de las naciones.

Es debido a lo anterior que, la elección presidencial de los Estados Unidos se mantiene en todo lo alto a pesar del impacto negativo de la pandemia de COVID-19 y que, a querer y no cuesta mucho en popularidad al presidente Donald Trump, quien pretende reelegirse en el cargo frente a un competidor que le resulta demasiado incómodo, porque la gente se ha canteado hacia el lado de los demócratas

En México el INE dio mucho de que hablar en el contexto internacional, porque las Leyes Locales, la Ley General de Instituciones Y Procesos Electorales y la Constitución Política de México, tienen contemplado suspender, restringir, aplazar, posponer o postergar elecciones y que lo haya hecho de la manera más sencilla, que, mediante la faculta de atracción de las elecciones determinó que, por la emergencia sanitaria de la pandemia COPVID-19, no se podrían llevar a cabo las elecciones.

La critica se extiende ante el hecho de que no se puso fecha para la realización de las votaciones, de manera simple se suspendieron y dentro de poco los que están en los cargos públicos de alcaldías y diputaciones terminarán su período y no hay nadie que los sustituya por tanto, se quedarán en sus cargos hasta que lleguen los otros, mismos que solo estarán allí para cumplir el siguiente período de trabajo y no el tiempo para el que son electos.

En Tamaulipas, uno de los representantes de partidos políticos, el del PT, Arsenio Ortega Lozano, se aventó a decir que las elecciones locales de Tamaulipas, también tendrán que postergarse debido a la pandemia de coronavirus, sin embargo, fue más un asunto de hacerse notar en los medios que en el razonamiento que daba, porque ni siquiera ha iniciado el proceso electoral y para las votaciones falta un año y además, a miles de ciudadanos les urge que lleguen nuevos alcaldes y que los Diputados que ganaron las elecciones el año pasado, sean sustituidos en el tiempo marcado por las Leyes.

El marco legal es concreto porque la representación democrática reclama, de acuerdo con las Leyes, el cambio de quienes constituyen los poderes legislativo y ejecutivo, de acuerdo con los Artículos 40 y 41 de la Constitución General de la República.

Hay otros Artículos como el 116 prevé fecha única para la jornada de votaciones y que es el primer domingo de junio del año que tocan las elecciones, en tanto que, el Artículo 11 que se refiere a la no suspensión de los derechos políticos, que en términos reales es el derecho al voto y que, ni casos de invasión, perturbación grave de la paz pública, o de cualquier otro que ponga a la sociedad en grave peligro o conflicto, se pueden suspender las elecciones.

La legislación en el país prevé dicta el cómo y cuándo se llevan a cabo las elecciones para que los derechos políticos de las personas queden a salvo, en el entendido de que la Constitución misma de la República señala la fecha de las votaciones, en la cual se deben alinear todos los criterios políticos y sociales para renovar los cargos públicos, por tratarse de la base democrática de la patria.

Las elecciones en Tamaulipas no deben de considerarse en riesgo, al contrario, las autoridades tienen que alinear cada elemento que permita concretar el proceso para el cambio de alcaldes y diputados y el relevo en las Diputaciones Federales en forma concurrente.

En números, se trata de 43 presidentes municipales, 22 Legisladores locales y nueve federales.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button