Editoriales

PRESENCIA


POR: ANA LUISA GARCÍA G

            < Mega-coalición para alcanzar mayoría en el 2021

            < Los riesgo de activar sectores productivos

            < Resiliencia para superar el trauma del COVID

            1.- Muchos observadores políticos esperan que el bloque opositor que formaron el PAN, PRI, PRD y MC recientemente para cerrarle el paso a la aprobación de un periodo extraordinario de sesiones en la Cámara de Diputados, se repita en la arena electoral de 2021. Eso es algo que visualizaron desde hace tiempo los ciudadanos y los analistas, pero el principio de ego-partidismo es la principal barrera que limita esta coalición, pese a ser la única posibilidad de vencer al adversario principal.

            El partido Movimiento Ciudadano y el PRD ya fueron aliados del PAN en 2018 y no lograron hacer ganar a Ricardo Anaya. Sin embargo el escenario de 2021 es muy diferente, pero no totalmente fácil, sólo con un frente único en el que el PRI se sumara podrían alcanzar la mayoría en la Cámara Baja.

            Urge una oposición fuerte, crítica y sobre todo realista, capaz de  aceptar que separados no tienen el tamaño suficiente para alcanzar la mayoría legislativa federal, si se suben en hombros de otro partido pueden alcanzar el cielo. Y aquí viene la parte más difícil, la autocrítica de cada uno de los participantes en esta competencia, para dilucidar, quien pone los hombros para que el otro suba.

            Una necesidad entender el juego de palabras de uso común, “a veces se pierde ganando y otras se gana perdiendo”. A estas alturas del partido, ¿qué puede ser más vergonzoso tras la derrota de 2018? La humildad no es precisamente la virtud de la clase política, todo lo contrario, en la mayoría predomina la soberbia, y el egocentrismo, pero estos caminos no conducen al triunfo en las urnas.

            Hay estados y distritos donde un partido puede estar fuerte porque es gobierno estatal, pero también hay otros partidos que aunque no pintan en el mapa del país con gubernaturas, tiene una clientela que los sigue. Y en una contienda cerrada como lo será la federal del 2021, no hay <amigo pequeño>, todo lo que sume es bueno, un voto puede hacer la diferencia.

            De tal manera, si el PAN, PRI, PRD y PMC cerraron filas para evitar, la celebración de un periodo extraordinario de sesiones e impidieron (de momento) la aprobación de la iniciativa enviada por el Presidente López Obrador, que vendría a centralizar el Poder del Ejecutivo, bien pueden repetir algo similar para ganar la mayoría de los 300 distritos y las plurinominales que se deriven de esos resultados.

            Es la oportunidad de empezar a construir las bases para que sobre ellas se erijan los gobiernos de coalición, que ya están en nuestra Constitución y que aún no estrenamos en México, y que se mueven bajo una comprensión de compartir el poder de un gobierno, sea Presidente del país o gobernador, pero partiendo de la representatividad en el Poder Legislativo.

            No hay que confundirlo con la coalición de partidos, que se unen con un solo fin, un resultado electoral. En el 2021 se puede dar una coalición de partidos pero con un espíritu de compartir criterios y construir acuerdos para defenderlos en la tribuna y a la hora de votar una iniciativa.

            2.- Ojalá que las “ansias de novillero” del Gobierno Federal por reactivar los sectores productivos no tenga consecuencias, como pudiera ser el incremento de casos de COVID. A todos nos preocupa retomar las tareas de las que depende nuestro sustento, pero la epidemia es indescriptible.

            Tamaulipas se mantuvo durante 45 días entre los lugares 20 y 24 del mapa nacional y en menos de 5 días escaló al número 15. El COVID 19 está imparable, si bien tenemos que reconocer que no se logró el aislamiento ante la falta de cooperación de los habitantes. Las circunstancias de las principales ciudades de la entidad no son favorables para la reactivación de los sectores comercial e industrial.

            En el análisis sobre las actividades que más aportan a la economía del país está el ramo de la construcción, y parece ser uno de los que ya han empezado a reactivarse, por lo pronto  el anuncio de obras por 90 millones de pesos en Cd. Madero será el arranque del propósito de recuperación esa zona.

            El Presidente López Obrador anunció que para el 17 de mayo se estarían abriendo algunos frentes laborales. Mencionó tres, el de la construcción, autopartes del sector automotriz y quizá el turístico.

            Las tres actividades son las más productivas, pero el turismo se ve difícil de ponerlo en marcha en este momento, si bien genera  821 empleos formales en el país, además son 40 millones de personas que sobreviven en la informalidad por actividades ligadas a ese sector. De los 821 mil que laboran en el sector, el 12 %  provienen de micronegocios que tienen entre 3 o 4 empleados cada uno.

            Por otra parte, los antecedentes posteriores a la II Guerra Mundial son un ejemplo de las conductas que generará la etapa posterior a la superación de la epidemia.

            Por una parte habrá el júbilo de un sector adinerado que celebrará viajando, comprando, dándose sus gustos, disfrutando de la vida que pudo haber perdido y que ahora tiene oportunidad de gozarla

             Pero también hay un sector que pasó penurias y hasta miseria, ese lo invadirá un sentido de culpa, un afán de ahorro en el caso de que disponga de dinero extra y su refrán será, “esto no me vuelve a pasar, no me tomará desprevenido, hay que ahorrar”.

            Y hay un tercero que ese sólo lucha por sobrevivir, por lograr su subsistencia en el día a día, además tendremos más pobres que antes.

            De tal manera que de inmediato la clase media, un sector importante en el turismo, bajará la demanda de los servicios turísticos, el principal obstáculos en esta actividad está en las líneas aéreas, su recuperación no se ve rápida, requiere de apoyos de los gobiernos de diferentes países y el de México ya lo ha manifestado de diferentes maneras, no dará un peso a un particular aunque de la recuperación de este, dependa una actividad tan productiva como el turismo.

            Se le está apostando a la transportación terrestre nacional. Y puede ser un buen inicio.

            Pero la interrogante está ahí, ¿Cuándo será el momento oportuno de reiniciar actividades? ¿en qué áreas y de qué forma, por lo pronto ya tenemos el ejemplo de Estados Unidos, falta ver los resultados y de sus experiencias tendremos que nutrirnos, aunque sus circunstancias sean muy diferentes a las de México.

            3.- Sociólogos, psicólogos, antropólogos, entre otros profesionistas e investigadores sociales coinciden que superada la epidemia del COVID-19, las personas no serán igual, habrá un cambio en su mentalidad que influirá en su comportamiento y para ello debe de prepararse desde ahora una estrategia para su tratamiento en todas las actividades propias del ser humano.

            El Dr. Luis Humberto Garza Vázquez, investigador de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, considera que una vez superada la contingencia sanitaria por el COVID habrá que gestionar una intervención sustentada en la resiliencia y tratar a diferentes grupos de la sociedad, esto es en el plan familiar, escolar, o grupos de la comunidad y en el tema organizacional en el terreno de la administración.

            El investigador de la UAT recomienda empezar a trabajar desde ahora en un programa pertinente para regresar a la normalidad, conocedora del tema, la Casa de Estudios trabajará en los diferentes grupos que integran la institución, como son docentes, administrativos y alumnos, incluso en círculos interdisciplinarios como recomienda Garza Vázquez.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button