Editoriales

Gaceta

Por: Raúl Terrazas Barraza

*Respuesta colectiva

Actuar en atención a la realidad social y médica que se vive en México a consecuencia de la pandemia de Covid19, debería convertirse en un factor común, incluso, ni siquiera espacio para la duda deberá de existir, porque la amenaza de la enfermedad es real.

Este fin de semana hubo algunas sorpresas de ciudadanos que llegaron a decir que las autoridades se meten ya con sus derechos como personas, es decir, asuntos de libertades y eso, cuándo en realidad se trata de sugerencias, que, para los responsables de la salud pública en los municipios, la entidad o el país mismo, deberían convertirse en respuesta colectiva.

Hasta el cansancio, la postura del Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud del Gobierno de la República, Hogo López Gatell y de la doctora Gloria Molina Gamboa, ha sido en el sentido de contar con el respaldo de los ciudadanos de una sola forma, que se queden en casa, porque mientras más se permanezca en el hogar y se deje de andar en las calles, la velocidad de transmisión del virus será lenta y no tendría que pensarse en escenarios más difíciles para las autoridades.

El asunto es que grupos considerables de la población tienen comportamientos inadecuados que rayan en lo infantil, porque les piden su colaboración para que se queden en casa y la respuesta es, sí de palabra, pero no de hechos.

Por ello, en el momento que, con el respaldo de elementos de la policía comenzó a sugerirse a las personas que circulan en autos que debe reducirse la cantidad de pasajeros, es con la idea de que, cualquiera que sea su destino, se eviten las aglomeraciones y para que, si se trata de salir a la calle para abastecerse de provisiones, sea uno quien entre a las tiendas.

Desde hace una semana, el comandante de la Guardia Nacional que llegó a Ciudad Victoria se dio cuenta de que las personas no se quedan en casa y que, a pesar de la importancia que tiene hacerlo para alentar la transmisión del Covid19, muchos prefieren andar en la calle.

Es probable que esto no sea cuestión de temor, sino más bien de percepción de riesgo, cuándo en realidad esto que la ciudadanía tiene frente a sí, es un peligro, cosa que se advierte con facilidad, cuando se logra descifrar la preocupación que muestran quienes, como los dos epidemiólogos, en del país y la doctora Molina Gamboa de Tamaulipas ven

Parece que las cosas cambiaron a partir de este sábado en que se registraron dos fallecimientos, una señora de poco más de 50 años en el sur dela entidad y un señor de más de 70 años, ambos con antecedentes de viaje a otras entidades del país y que son las primeras víctimas de Covid19, porque ya no se trata de casos en otras partes del mundo y del país, sucedió en la entidad y aunque el caso que hubo en Victoria que falleció en el Hospital de Alta Especialidad quedó descartado como consecuencia del virus que ha generado la pandemia, en automático más personas tienen una actitud positiva hacia las determinaciones que toman las autoridades para prevenir la multiplicación de casos.

Está en el escenario del desarrollo de la pandemia un análisis de tiempos en los cuales el peligro de millones de casos confirmados y miles de personas muertas, que la fase de gran contagio podría superarse para el caso de México en la primera quincena de julio y que, para esta semana de abril, todavía se puede hacer mucho si las personas se quedan en casa, para que la transmisión sea lenta y con ello se mantenga la posibilidad de menos muertes.

Pensar que quedarse en casa es un asunto de vida o muerte, no fue asunto de conciencia de la ciudadanía cuando el peligro era latente debido a la actuación de los delincuentes que se organizan para asolar a las ciudades, incluso, sin necesidad de toque de queda, todo mundo estaba el menor tiempo posible en la calle y el mejor refugio también era la casa, así que, por el peligro que representa la pandemia, la respuesta colectiva tiene que ser en el mismo sentido.

En el país este sábado las autoridades informaron de 200 casos más de Covid19 y Tamaulipas apareció entre las entidades que ya tienen defunciones y como se trata de dos, queda entre entidades como San Luis Potosí, Querétaro, Baja California Sur, Quintana Roo, Zacatecas y Durango. En Nuevo León hay una y en el otro estado vecino de Tamaulipas, Veracruz son tres.

Pocos estudios de opinión hasta ahora hablan del miedo a la epidemia, quizá porque se trata de una percepción solo de riesgo y no de peligro, pero, a mediados de marzo un análisis, reveló que, en la mayoría de los países asiáticos el peligro era inminente desde mediados de febrero, en naciones europeas las señales de riesgo se observaron tarde, obvio entre esas naciones Italia, que es el país de Europa más daño social tienen por la pandemia.

Es probable, según el estudio de IPSOS, que en Asia los niveles de emergencia o gravedad se asumieron primero y respondieron de manera adecuada al aislamiento como medida necesaria y pertinente para la contención del virus, es más su reacción tuvo altos niveles de aprobación, mientras que aquí, ya en medio de consecuencias funestas, porque el reporte de este sábado indica que fallecieron en el país 80 personas, todavía la población se resiste a quedarse en casa, al menos mientras pasa la fase de gran transmisión del virus.

También a fines de febrero países como Alemania, Francia, Inglaterra, Estados Unidos o Canadá, dejaron abiertas sus fronteras y ahora tienen en especial los gringos, tienen más casos que en el país dónde se generó la pandemia. Esta puede ser una percepción de fortaleza por un lado o mayor consciencia del peligro de la pandemia por el otro.

La respuesta colectiva que quieren los epidemiólogos se convierte en una fortaleza por un lado y de gran consciencia del peligro que la pandemia representa, así que, todavía está en el actuar de cada uno para contribuir a que, en México no se vean panoramas tan tristes como esos que se viven en otras naciones, Ecuador, por ejemplo, si de países latinoamericanos se trata.

Tampoco es actuar en consecuencia al peligro pandémico, el hecho de que el delegado del gobierno Federal, José Ramón Gómez Leal, trate de reunir a cientos de personas de más de 65 años en sitios que les confinarían, para entregarles dinero en efectivo que trae como apoyo social, cuándo la lógica por los tiempos de coronavirus que se viven dicta que sus colaboradores debieran de acudir a los domicilios de los beneficiarios.

————

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button