Editoriales

Gaceta


Por: Raúl Terrazas Barraza

*Participación ciudadana, vara alta para 2021

Las elecciones municipales de Tamaulipas realizadas en el 2018, fueron atípicas, porque se registró un promedio de participación ciudadana por arriba del 61 por ciento, incluso, uno de esos fenómenos se vivió en esta capital, porque, de acuerdo a los datos del IETAM, de los 245 mil 77 electores que tenía la lista nominal en aquel tiempo, acudieron alas urnas 165 mil 668, es decir, el 67.6 por ciento.

Hubo caos de participación en las urnas superiores al 75 por ciento, que, en realidad ya es demasiado, si trasladamos el escenario al año siguientes, en 2019 para la elección de diputados locales, en los cuales, los niveles se desplomaron hasta el 25 por ciento en muchos casos y se quedó arriba del 30 por ciento, cuando el resultado fue mejor.

En el 2018, Ayuntamiento como Abasolo, Antiguo Morelos, Burgos, Bustamante, Casas, Cruillas, Gómez Farías, Güémez, Jaumave, Jiménez, Llera, Méndez, Miquihuana, Nuevo Morelos, Ocampo, Padilla, Palmillas, San Nicolás, Villagrán y Xicoténcatl, que son casi la mitad de los municipios de Tamaulipas, se lucieron en eso de la asistencia a las urnas, que se debió a una sola cosa, la elección presidencial, ya que todos andaban con la ilusión de dar su voto a la causa del político tabasqueño, Andrés Lóp4ez Obrado, que cometía por tercera ocasión como candidato presidencial.

El año que viene también habrá elección federal, pero, no presidencial, sino de Diputados, con quienes se conformará la próxima Legislatura de la Cámara Baja del Congreso de la Unión y quizá eso salve la situación y haga que el nivel de participación de los ciudadanos en las runas se desplome a valores como los obtenidos en el proceso del 2019, cuando se eligió a los actuales diputados que despachan en el Congreso de la entidad.

Para las candidaturas a alcaldes los municipios con menos participación ciudadana, rebasaron el 50 por ciento del listado nominal con el cual se llevó a cabo la votación y fueron Nuevo Laredo con el 53 por ciento, Camargo con casi el 56 por ciento, Matamoros y Reynosa con casi el 57 por ciento cada uno y Río Bravo con el 57.5 por ciento.

De allí se brincó a los de más de 60 por ciento que fueron Díaz Ordaz y Mier con el 60.2 por ciento, Miguel Alemán con el 60.5, Altamira y Valle Hermoso con el 61.4 por ciento, González con el 62 por ciento, Hidalgo y Mante con el 64 por ciento, Tampico con el 65, Madero el 66, Victoria el 67 ya mencionado, San Fernando el 68 y San Carlos el 69 por ciento.

Con esta muestra de valores sobre la participación de los ciudadanos en las urnas, queda bien claro que la vara está muy alta para quienes resulten ser candidatos de todos los partidos políticos en el 2021, porque lograr que los ciudadanos repitan los datos, será más que un reto, incluso, hasta podría equipararse con una misión casi imposible, debido a que no existe el factor López obrador, para que jale gente a las votaciones que servirán para cambiar a los alcaldes, en virtud de que, los actuales cumplirán con el tiempo de tres años para el que fueron electos.

Obvio, los dirigentes de los paridos políticos, tienen que actuar en consecuencia y bajo ningún pretexto dejar fuera de sus estrategias para ganar las elecciones municipales del 2021, dejar fuera acciones que permitan la participación de los ciudadanos en las urnas.

Algún efecto político que pudiera relacionarse con la existencia de buenos candidatos, generar una campaña pegajosa sobre algún tema o bien que los dirigentes de los partidos, no se peleen con loa candidatos y en lugar de hacer una sola campaña para buscar que haya una votación considerable, se realicen dos en forma paralela, pero, con votos divididos, de tal forma que muchos de ellos vayan a parar a la contabilidad de candidatos de otros partidos políticos.

Los otros.

En todas las dependencias del Gobierno Federal, se suspenderían las actividades no prioritarias como una forma de contribuir a reducir los riesgos para la presencia de casos de Covid19, la pandemia que tiene al mundo en serias dificultades, por el fallecimiento de personas y las implicaciones económicas que tiene la pausa epidemiológica que obliga a detener actividad a cambio de la permanencia de los habitantes en sus casas como media de protección.

Esto de suspenderían tiene que ver con la negación este 21 de marzo de responsables de la Secretaria de la Función Pública en la que despacha Doña Irma Sandoval Ballesteros, quien hizo ver que no está definida la situación y que eso de las actividades no esenciales todavía no se define.

El presunto Acuerdo que comenzó a circular desde la noche del viernes, le pegó mucho al Gobierno de la transformación, porque los obligó a decir que no a una acción que es considerada como lógica por la población, debido al tamaño del riesgo que a través de las conferencias de las siete de la tarde en las que se da a conocer la situación epidemiológica de la pandemia en el país, se genera información que hace pensar en que haya cada día medidas más estrictas y colaboración activa de todos los sectores de la población.

Comoquiera, aquello que es básico la población ya lo sabe, incluido eso de la sana distancia, que, a manera de estrategia de Promoción de la Salud en la Secretaria del ramo, se echó a andar de manera oficial, para lograr que las personas propicien y defiendan el respeto a su espacio para evitar el contagio del mortal virus que tiene en jaque a muchos países del mundo y que, de acuerdo a versiones de los epidemiólogos, este asunto no se terminará por arte de magia el día 19 o 20 de abril, más bien creen que será hasta junio cuando la luz al final del túnel sea verde intenso y que la actividades económicas y sociales vuelvan a la normalidad.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button