Editoriales

Gaceta


Por: Raúl Terrazas Barraza

*La Revolución, el proceso

La Revolución Mexicana se convierte siempre da de que hablar, es un tema del que todos creen saber y del cual pueden opinar, obvio, en el ejercicio de la más pura libertad de pensamiento y de ideologías.

Los 109 años del inicio del movimiento armado que tuvo como finalidad derrocar a Don Porfirio Díaz Mori de la presidencia de la República, en la que había despachado por unos 30 años y la gente se había cansado de la influencia que tenían los caciques o de la forma en la que alardeaban ser los dueños de la tierra en el país.

El pueblo se levantó en armas y exigió otro tipo de elección, sin dejar de lado la idea de cambiar los escenarios sociopolíticos, cuyo punto de partida fue que la tierra se distribuyera entre todos los mexicanos y no que estuviera en manos de unos cuántos.

Desde la perspectiva de celebración cívica, la Revolución Mexicana tiene una connotación más reducida que la proclama de Independencia que llevó a cabo el Cura Miguel Hidalgo y Costilla, aunque, son dos fechas de alta significación para los habitantes de esta nación.

La Revolución fue una serie de movimientos en un proceso que duró casi una década, tiempo que permitió sentar las bases para un nuevo esquema de desarrollo del país, porque se pasó de la dictadura a la elección de presidentes por la vía del voto y en forma paulatina, hubo de lograrse el fortalecimiento de las instituciones y de una sociedad democrática con la intervención de todo tipo de corrientes ideológicas.

Con Francisco I. Madero a la cabeza del movimiento, se sacó a Díaz Mori del poder y un año después se llevaron a cabo elecciones que fueron ganadas por el mismo Madero, aunque unas semanas después Emiliano Zapata desconoció el Gobierno de Madero, mediante un movimiento agrarista que exigía Tierra y Libertad, sin embargo, el presidente aguantó la embestida y duró dos años en el cargo, hasta que, en febrero de 1913, Félix Díaz y Manuel Mondragón le dieron golpe de estado y Victoriano Huerta fue declarado Presidente de la República.

En sí, el proceso revolucionarios mantuvo en vilo a todas las fuerzas sociales y políticas de la nación, porque de un mes a otro las cosas cambiaban y mucho más de un año a otro, con decir que Victoriano Huerta no llegó al poder sin preocupaciones porque en marzo de 1913, el General Venustiano Carranza proclamó el Plan de Guadalupe contra el huertismo, cuyo primer paso fue la creación del Ejército Constitucionalista al que seis meses más adelante se agregó Francisco Villa con su División del Norte y para julio de 1914, Huerta cae tras la derrota sufrida frente al Ejército Constitucionalista.

Un mes después de ese hecho, en agosto, se firmaron los Tratados de Teoloyucan, mediante los cuales se concretó el triunfo de la Revolución Constitucionalista, por ello, en el mes de octubre de ese mismo año, Eulalio Gutiérrez fue nombrado presidente Provisional de la República, quien fue reconocido como tal por todas las tropas que actuaban en el movimiento.

Después Álvaro Obregón derrotó al General Francisco Villa en Celaya, situación que le dejó libre el camino para ingresar al presidencia de la Nación.

Como parte de ese proceso, la mano de Venustiano Carranza, siempre apareció para perfilar la nueva dinámica del país, de manera que, para febrero de 1917, se proclamaría la nueva Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que por cierto llegó a considerarse como una de las más relevantes del mundo, porque había incorporado las demandas sociales de la población para que, las instituciones trabajarán para atenderlas.

Por todo el significado que tiene en México el proceso revolucionario, es que, la fecha no puede pasar desapercibida ni por los maestros al interior de las escuelas, al formar parte de la educación cívica de quienes serán los nuevos ciudadanos, ni de las autoridades, por ello, los desfiles siempre tienen un toque de mexicanidad.

En esta capital, el desfiles fue presidido por el secretario General de Gobierno, ingeniero César Augusto Verástegui Ostos y por el alcalde, Xicoténcatl González Uresti, así como, el Comandante del 77 Batallón de Infantería, Enrique Rangel Carbajal.

Según el parte del representante del Ejército, en Victoria participaron más de tres mil personas en 27 contingentes, cada uno con su respectiva escolta que portaba la Bandera Nacional, así como, igual número de escoltas con el Escudo de la entidad. También más de 50 vehículos y 53 caballos.

En Nuevo Laredo, el alcalde Enrique Rivas Cuéllar, fue el anfitrión del gobernador de la entidad, Francisco García Cabeza de Vaca. Juntos presidieron el desfile conmemorativo de la Revolución.

Los otros

Tras la renuncia de Mario Soria Landeros al gabinete estatal, en su lugar el Titular del Poder Ejecutivo nombró como titular de la Contraloría  a María del Carmen Zepeda Huerta.

Ella llega del mundo de las consultorías, aunque con antecedentes de participar en el sector público en varias dependencias de la administración federales, como el IMSS, la Secretaria de Salud, la Secretaria de la Función Pública.

Es licenciada en Economía por la UNAM y tiene Maestría en Dirección de Negocios por la Escuela de Negocios de la Universidad Panamericana y Doctorado en Administración de Negocios por la Universidad Anáhuac del Sur en la capital del país.

Un poco extraña la salida del Contralor, porque se da en un momento de planas revisiones federales, esas que por fin de año fiscal deben de llevarse a cabo, para checar que los recursos enviados para beneficio de los tamaulipecos, se hayan aplicado conforme a las reglas de operación y en las acciones que estaban marcadas.

Del gabinete que arrancó el sexenio, solo quedan dos titulares de secretarias, Cecilia del Alto López en Obras Públicas y Cesar Verástegui Ostos en la General de Gobierno.

Según las cuentas de los observadores, Soria Landeros no logró meter a nadie a la cárcel porque haya realizado mal su trabajo como funcionario, ni del sexenio anterior ni del actual, siempre aseguró que había vigilancia especial y que se atendían las quejas de los ciudadanos, pero, jamás hubo algún nombre y datos que convenzan a las personas, como tampoco las hay de la Fiscalía anticorrupción.

Por el rumbo de los partidos políticos que, como ya se ha dicho tienen medido el tiempo para integrarse y comenzar a trabajar en el 2020 de cara al fortalecimiento de su estructura, en el Verde Ecologista de México que le encargaron a Ricardo Gaviño Cárdenas, el hombre anda contento porque ya le dio forma a unos siete comités municipales, en ciudades grandes y está muy pendiente de su funcionamiento, porque de ello dependerá sí en realidad funcionarán para intervenir en las elecciones locales del 2021 y las que se realizarán en el 2022 para la sucesión gubernamental.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button