Editoriales

Gaceta


Por: Raúl Terrazas Barraza

*Censo de población 2020

El censo de Población y vivienda del 2020, se llevará a cabo en el mes de marzo y de acuerdo a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicano, en el Artículo Quinto, se establece que, los ciudadanos respecto a los servicios públicos que deben de prestar a la nación de manera obligatoria, son las funciones censales, de la misma manera que las electorales, el de las armas, los jurados y los cargos concejiles.

Hay que decir esto, porque este inicio de esta semana fue publicado en el Diario Oficial de la Federación, un Acuerdo a través del cual se establecen las bases para al coordinación, participación y colaboración en la organización, levantamiento, procesamiento y publicación del Censo de Población y vivienda de 2020 y en el que, se remarca en el punto cuatro del mismo, que todos los habitantes de la república están obligados a proporcionar con veracidad y oportunidad los datos e informes que se pidan en los cuestionarios del censo y colaborar con la debida organización y ejecución.

En el punto cinco del Acuerdo para la realización del censo de población 2020, aclaran que os datos e informes que las instituciones, las organizaciones o agrupaciones de los sectores social o privado y los particulares proporcionen en los cuestionarios, serán estrictamente confidenciales y bajo ninguna circunstancia podrán utilizarse para otro fin que no sea el estadístico, por lo que, no podrán divulgarse en ningún caso en forma nominativa o individualizada, ni harán prueba ante autoridad judicial o administrativa, incluyendo la fiscal, en juicio o fuera de él, como lo precisan  los Artículos 37 y 38 de la Ley del Sistema Nacional de Información Estadística y Geográfica.

Los ciudadanos deben de saber además que, toda persona que intervenga como encuestador en el desempeño de las funciones censales deberá estar debidamente identificada y sólo podrá solicitar los datos e informes que se contengan en los cuestionarios autorizados para la actividad censal, no hay motivo para otro tipo de información.

Los censos generales de población se llevan a cabo en México cada 10 años y son una fuente estadística que permite saber la cantidad de personas que hay en el país, su distribución y la condición de vida. Sus datos pueden usarse para la elaboración de programas, trabajos de investigación social y son fundamentales para que, tanto las empresas y las dependencias de los tres niveles que tiene la administración pública, puedan generar análisis y establecer proyecciones o tendencias relacionadas con la actividad empresarial o pública de las instituciones.

Los censos son fundamentales para la planeación y la definición de estrategias encaminadas a mejorar, por ejemplo, la salud o la economía.

Entre censo y censo, las Leyes mexicanas consideraron llevar a cabo un conteo rápido de la población, para determinar la dinámica del crecimiento población y, en esa variabilidad ciudadana, hacer correcciones en programas de trabajo, planes de desarrollo o estudios de mercado requeridos en la iniciativa privada para la definición de inversiones.

El conteo rápido de la población también es cada 10 años y aporta información de gran valor estadístico y se hace en razón de que, los consumidores de datos, creen que hay mucha distancia entre el censo y censo.

Es el INEGI el responsable de la actividad censal y se apoyará en los ciudadanos, para que el trabajo sea más fácil y que los cuestionarios puedan obtenerse con rapidez, porque en el Acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación se establece que los trabajos para la organización tendrán verificativo hasta el primero de marzo del año venidero, fecha en la que, se concluirá la planeación detallada del levantamiento y se reclutará y capacitará al personas necesario para la actividad censal.

Esto en el entendido de que, de aquí a entonces, por el Acuerdo entró en vigor este martes 15 de octubre, habrá difusión sobre el censo y se promoverá la participación de los sectores social, privado y público, para que, la obtención de la información sobre los habitantes del país y las viviendas habitadas en el territorio nacional, sea de gran valor estadístico.

El levantamiento del censo será del dos al 27 de marzo del año que viene y el período para verificar la cobertura será del 28 de marzo al 10 de abril y del 27 de abril al ocho de mayo se levantará la encuesta de posenumeración del Censo  

En el Artículo siete del Acuerdo para la realización de censo 2020, se enuncia la forma en la cual, las dependencias y entidades públicas deben de colaborar, acción que implica a los Gobiernos estatales y municipales, mientras que, el Artículo 10 se refiere a la colaboración del a iniciativa privada, ante la cual el INEGI, gestionará la cooperación de las Cámaras, Asociaciones y Agrupaciones que están constituidas de forma legal en el comercio, la industria y los servicios, de editores de periódicos y revistas, de agencias de noticias, de concesionarios y permisionarios de los sectores de comunicaciones y transportes, que incluye a los de radio y televisión, con el objeto de procurar la más amplia difusión del Censo de Población y Vivienda del 2020.

Sólo mencionar que, el anuncio de la realización del censo, es de interés para toda la población, por eso se da a conocer, ya que, en poco tiempo todos estaremos inmiscuidos en la realización de esta actividad prevista en Legislación Mexicana y que abona a la identidad de la población. El Acuerdo fue aprobado por la Junta de Gobierno del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en su Novena sesión de este año, celebrada el pasado ocho de octubre y lo firman el presidente, Julio Alfonso Santaella Castell y los vicepresidentes, Enrique de Alba Guerra, Adrián Franco Barrios, Paloma Merodio Gómez y Enrique Jesús Ordaz López.

Para el censo 2020, aquello que más contará, será la actitud de los ciudadanos para colaborar en forma abierta y sin pretexto, porque se trata de una acción cívica en todos los sentidos.

Los otros.

El responsable de la Oficina del Gobernador, Víctor Sáenz Martínez, renunció y será ahora asesor del titular del Poder Ejecutivo para la zona norte de la entidad. Le sustituye en el cargo David Cerda Zúñiga, quien hasta el último de septiembre era el Secretario General del Congreso del Estado.

Obvio, nadie pensaba que la cuerda se reventaría por lo más grueso, sobre todo, por el rumor que corrió en el sentido de que, si Sáenz Martínez , salía de la oficina del Gobernador, lo haría para convertirse en Secretario de Bienestar Social, sin embargo, no será así, porque estará de nuevo en Reynosa, dónde radica.

Ver más

Artículos relacionados

Ver también

Close
Back to top button